Se ha cumplido un año desde que Irene Rosales decidiera echarse a un lado y abandonar su lugar como colaboradora de televisión. La mujer de Kiko Rivera se alejaba así de las polémicas familiares para centrarse en el cuidado de sus dos hijas y volcarse en su faceta como influencer. Con más de 650.000 seguidores en Instagram, la sevillana ha sorprendido a todos al anunciar su último proyecto profesional con el que promete hacer la competencia directa a Anabel Pantoja y que ha mantenido en secreto hasta ahora.

Artículo recomendado

Irene Rosales desconecta en la playa sin Kiko Rivera pero alejada de las polémicas

Irene Rosales desconecta en la playa sin Kiko Rivera pero alejada de las polémicas

"¡Por fin puedo anunciaros que soy la imagen de la nueva campaña de Misako!", escribía muy ilusionada Irene Rosales junto a una de las imágenes del reportaje en las que posa con suma profesionalidad con una de las piezas de la colección otoño/invierno 22-23. Sin duda, un paso de gigante en su carrera profesional al estrenarse como modelo de una firma de complementos tan popular para el gran público como esta.

Irene Rosales

Irene Rosales, nueva imagen de Misako

Instagram @misakoshop

"Elegancia y fuerza", así define la marca los valores que para ellos representa Irene Rosales y por los que han decidido apostar por ella como imagen de la nueva temporada. A partir de ahora, la sevillana será la gran protagonista de las cientos de tiendas que tienen alrededor de todo el país. "Felicidad es lo que siento por este trabajo tan bonito. Gracias a todo el equipo", exclamaba en redes sociales. La reacción de Kiko Rivera no se hacía esperar: "Bella", escribía el Dj resaltando el atractivo de su mujer.

Verano de disfrute y desconexión

Después de mucho tiempo, Irene Rosales ha conseguido encontrar esa estabilidad personal y profesional que tanto ha perseguido. Su matrimonio con Kiko Rivera está en un gran momento y sus hermanos se han convertido en un apoyo incondicional sin pedirlo. A lo largo de estos meses, la sevillana ha disfrutado de un verano de desconexión repleto de momentos felices.