Emma García se estrenó en 'Viva la vida' hace tres años pero su llegada al programa estrella de los fines de semana no fue nada fácil. A las críticas que recibió al principio por convertirse en la inesperada sustituta de Toñi Moreno se juntaba una situación personal un tanto delicada. La presentadora se ha sincerado en una entrevista exclusiva a Lecturas cuando está a punto de celebrar dos décadas de la mano de Mediaset, una cifra que merece una celebración a la altura.

Artículo recomendado

Emma García, en exclusiva, se sincera antes de Navidad: "Mi hija procura evitar decir en qué trabaja su madre"

Emma García, en exclusiva, se sincera antes de Navidad: "Mi hija procura evitar decir en qué trabaja su madre"

Si algo ha conseguido la periodista vasca con el paso de los años es disfrutar al máximo de su trabajo incluso dejando al margen los problemas personales: "Justo cuando empecé, se puso mi padre muy malito, muy malito, y era como que él estaba luchando por su vida y yo luchando por ‘Viva la vida’", ha reconocido por primera vez. Recuerda como esa situación extrema como el empujón definitivo para dar todo de sí: "Ahí nos pusimos a tope todos, lo recuerdo como un momento muy especial", admite. Afortunadamente todo quedó en un susto y el padre de Emma pudo recuperarse.

Son pocas las veces en las que Emma García se pronuncia sobre su vida personal pero si de algo está orgullosa es de su familia. A diferencia del año pasado que decidió pasar la Navidad en Madrid con su marido y su hija por la situación sanitaria, esta vez ha decidido trasladarse hasta su San Sebastián natal para disfrutar de la Nochebuena y la Nochevieja junto a sus seres queridos:"Las vivo con muchísima ilusión. Me gusta todo, desde colocar el árbol hasta cantar villancicos si alguien me lo permite", nos contaba entre risas.

Eso sí, tendrá que emprender el camino de vuelta muy pronto ya que el fin de semana será ella junto al resto del equipo de 'Viva la vida' quien nos amenice y nos acompañe en los días posteriores a la Navidad.