El pasado noviembre de 2022 Anabel Pantoja (37 años) perdió a su padre Bernardo Pantoja. Con el rostro compungido y sin querer dar declaraciones al respecto, la influencer llegó acompañada de Mercedes Bernal, su madre, quien no se separó de su lado ni un solo segundo. Un momento que marcó un antes y un después en la vida de la sobrina de Isabel Pantoja. Pero, ¿qué heredó la colaboradora de 'La isla de las tentaciones de su progenitor? Como pocas veces lo ha hecho, la prima de Kiko Rivera ha contado en las páginas de Lecturas cómo vivió ese complicado momento y entre risas ha desvelado lo que ha tenido en herencia. 

"Fue un palo, aunque esperado porque llevaba enfermo bastante. Fue una época muy chunga. La cobertura que se hizo no se la merecía él, ni tampoco yo. Fueron unos sinvergüenzas y unos maleducados, se propasaron límites con una compañera. Pese a todo, recuerdo vivir momentos divertidos con él en el hospital. Me he reído mucho con él, era un cachondo", ha comenzado diciendo Anabel. "Hubo ratos buenos como cuando le regalé la moto para personas con movilidad reducida. 'Quiero la que corra más', me decía", explica con tomo emotivo la influencer. 

Artículo recomendado

El cambio radical que ha sufrido Iñaki Urdangarin en su vida y que afectará a su relación con Ainhoa Armentia

iñaki urdangarin

Lejos de hablar sobre si Bernardo le dejó o no algún bien material, Anabel se ha lamentado entre risas sobre lo que ha heredado de su padre: "Me ha dejado la puñetera herencia de la adicción al chocolate. ¡Ya me podía haber dejado mi padre otra herencia!", ha dicho entre risas. Además, la sobrina de la intérprete de 'Marinero de lunes' ha contado que siendo una niña Mercedes le compraba dulces pero los escondía porque él no podía comerlos: "Cuando era pequeña, mi madre me compraba chocolate y lo escondía, y él se lo comía a escondidas, siendo diabético", ha dicho sobre lo mucho que le gustaba a su progenitor los postres y el azúcar en general. 

Anabel nos ha confesado además que ha estado muy mal y que ha tenido momentos muy tristes, aunque ahora ya se encuentra mucho mejor. "Estoy ya en paz, pero he sufrido. Me despertaba en medio de la noche, miraba el móvil y me metía en el chat de personas que cuidaban de mi padre. Incluso después de muerto, seguía mirándolo. He tenido un papá único que me ha dado una familia y un apellido maravillosos, y le recuerdo siempre con cariño. Está conmigo siempre. Le pedí el cojín que tenía él a su pareja y ella me lo dio", ha revelado la hija de Bernardo sobre Junko. 

Junko

Junko en la misa homenaje a su marido, Bernardo Pantoja.

CordonPress

La relación de Anabel y Junko

A pesar de que Anabel nos contara que Junco le dio el cojín que ella quería de su padre, lo cierto es que la relación entre ambas es nula. Y es que tan solo un mes después del fallecimiento de Bernardo su viuda dio un contundente golpe sobre la mesa a través de un comunicado en el que hizo importantes matizaciones acerca de lo que se estaba publicando de ella tras la muerte del padre de la influencer. La diseñadora reivindicó su verdadero nombre, Junko Takahashi, cuyo significado es "pura, auténtica y obediente" y reveló que solo había "un camino hacia la verdad". 

"He pasado junto a mi marido Bernardo más de dos décadas. Él siempre ha sido una persona muy especial, no solo para mí, sino para el resto de personas. Nunca ha tenido maldad pese a que hay personas que pueden pensar lo contrario.Únicamente pido respeto para mi persona, yo tengo derecho legítimo a expresarme con claridad y no tengo por qué mentir sobre nada. Siempre me enseñaron que la verdad acompañada de la realidad solo tiene un camino. Pido a las personas que me están molestando que dejen de hacerlo porque nada hará que mi camino de la verdad se redirija", comenzó escribiendo en el comunicado.

Artículo recomendado

El tremendo susto de Anabel Pantoja tras ser víctima de un robo en su viaje a Roma

Anabel PAntoja

"Y quiero aclarar que mi nombre es Junko, y su significado es pura, auténtica y obediente. Y así he sido junto a Bernardo, cuando fuimos los mejores amigos, los mejores compañeros, cuando fuimos pareja y cuando fuimos matrimonio hasta que la muerte nos separó. Gracias de nuevo a todas las personas que respetan mi figura como su viuda", escribió la viuda de Bernardo. 

De hecho, a la viuda de Bernardo se le acabó la paciencia con Cantora y los Pantoja. Cuando se cumplía una semana de la muerte de su marido, Junko anunció la conmemoración de una misa funeral en recuerdo del tío de Isa Pantoja el pasado 20 de diciembre a las 20 horas en la Parroquia de San Gonzalo de Triana (Sevilla). Un acto al que no invitó a nadie de su familia política. Un dardo directo a todos aquellos con los que nunca se había llevado bien.