Ayer os contábamos la decisión que había tomado nuestra amada Kim Kardashian de ingerir la placenta que ha recubierto a Saint, su hijo, en este su segundo embarazo. Os adelantábamos que la celebrity planeaba comérsela en píldoras y hoy aquí tenemos la imagen de las pastillitas en cuestión. Con un color violáceo de lo más apetecible (ejem) y envasadas en un frasquito muy cuco en el que se lee: “Kim, tu increíble placenta”.

El proceso de encapsulado de la placenta, que le ha costado unos 250 euros, lo ha hecho una mujer, que se ha convertido en una experta en estos menesteres tras 500 partos y sus respectivas 500 placentas. Esta ha llevado a cabo el proceso en su casa  congelando a una temperatura bajísima la masa proteíca que salió de Kim.

Artículo relacionado

Todo esto ya lo sabíamos, pero ahora necesitábamos conocer las primeras impresiones de Kim tras ingerir estas pastillas surgidas de sus propias entrañas (literal). Y aquí es cuando rezamos todo lo que sabemos y nos encomendamos al patrón del día. Esto es lo que ha detallado KK en su aplicación para móviles:

“Cuando digo que me ‘he comido mi placenta’, me refiero a que la estoy consumiendo deshidratada y convertida en una pastilla, no es que la haya frito y me esté comiendo como un filete (algo que ha pensado mucha gente). No soy la típica persona New-Age que se hubiera planteado hacer esto. De hecho, pensé que Kourtney lo había hecho, pero no es así. La verdad es que no deseaba pasar por una depresión post-parto, y pensé que nada podía salir mal tomando una pastilla hecha de mis propias hormonas –hecha por mí, para mí. Empecé a buscar y documentarme y me di cuenta que había muchas madres que se sentían del mismo modo y dijeron que el proceso fue mucho más fácil”.

Pero vayamos a lo que de verdad más nos preocupa: ¿Cómo se está sintiendo desde que las toma? “¡Estoy obteniendo grandes resultados y me siento mucho más energizada y no tengo ningún síntoma de la depresión! Cada vez que me tomo una pastilla, siento una gran oleada de energía y me siento realmente sana y bien. ¡Se lo recomiendo a cualquiera que estuviera pensando en hacer lo mismo!”.

Si ella lo dice…