Si hay alguien que lleva la edad mejor que bien esa es Elsa Pataky, que ha llegado a los 45 años con el aspecto de una adolescente. Claro que su trabajo (y su dinerito) le cuesta. Elsa Pataky sabe mantenerse tan joven a base de mucho deporte, una dieta totalmente saludable, y algún que otro retoque estético. Ah, y ser madre de tres hijos, un 'deporte' que todas las madres de familia numerosa saben que se practica a todas horas del día y todos los días del año.

Artículo relacionado

Pero Elsa no es solo un cuerpo bonito. Además, y cuando su labor como madre se lo ha permitido, ha seguido trabajando como actriz. Su último proyecto, la película 'Interceptor', en la que su marido, el actor Chris Hemsworth, es uno de los productores, ha supuesto para ella un durísimo reto, ya que el filme tiene muchas escenas de acción y ella quiso que no la doblara un especialista. Antes de rodar esta película, Elsa estuvo entrenando a destajo para lograr unos músculos que muchos atletas ya quisieran para sí mismos.

Chris Hemsworth y Elsa Pataky
Instagram @chrishemsworth

Chris Hemsworth, como no podía ser de otra manera, ha sido el primero en felicitarla. "Feliz cumpleaños, preciosa", le ha escrito en redes sociales. Tras su post, Christian Prieto, hermano de Elsa, también la ha felicitado. Chris y Elsa forman un matrimonio perfecto, lo que no quiere decir que no tengan sus más y sus menos. Como todas las parejas, discuten cuando la situación lo requiere y es que, con tres niños a cuestas, muchas veces la madre no puede con todo.

Elsa Pataky

Elsa, con sus peques a cuestas, en una imagen de hace unos años.

Instagram @chrishemsworth

Y eso que Chris es todo un padrazo con sus hijos, pero no es menos cierto que, dado el éxito internacional del actor que da vida a 'Thor', está claro que la carrera profesional de Chris es más importante e intensa que la de Elsa. El matrimonio llegó a un acuerdo según el cual, si trabajaba él, ella se quedaba al cuidado de los niños, y viceversa. En fin, que todos sabemos que Chris Hemsworth casi encadena un proyecto cinematográfico con otro, mientras que Elsa ha de hacer encaje de bolillos para poder cumplir con sus compromisos como actriz y como modelo de publicidad.