Marta López tuvo que tragarse algunos sapos en la noche del sábado por su culpa de su novio, Efrén Reyero, que se sometió al polígrafo de Conchita. Algunas de sus respuestas avergonzaron a Marta, pero la estocada final llegó con la pregunta de si estaba enamorado de la colaboradora.

"No estoy enamorado de Marta", fue su respuesta. El polígrafo determinó que decía la verdad y Marta, pese a intentar hacerse la fuerte, se quedó hundida. Marta es una mujer que se entrega totalmente en sus relaciones y tras la enorme decepción que supuso para ella la traición de Alfonso Merlos, encontró refugio en el amor y la amistad de Efrén.

Artículo relacionado

Efrén quiso matizar sobre el asunto. "La quiero y estoy a gusto con ella, el día 8 haremos dos meses. Está empezando una relación y estoy ilusionado pero no diría que estoy locamente enamorado. Estoy feliz con ella y no la cambio. Nunca me he enamorado, he querido mucho pero no me he enamorado a mis 37 años. Hay una relación que me ha hecho sentir humillado y despreciado y desde ese momento me cuesta mucho". Unas explicaciones que, por supuesto, no deberon convencer a Marta.

Su amigo Kiko Hernández ya la había puesto sobre aviso, pero Marta no le hizo caso: "A Kiko nunca le gustan mis novios". Según Kiko, Efrén solo quiere televisión y por ese motivo se ha juntado con Marta. Ella hizo caso omiso, pero lo cierto es que el poli le dio la razón a su amigo.

Marta, se llevó otra decepción cuando Jorge Javier le preguntó a Efrén cómo fue su primera noche de amor. Efrén aseguró que no lo recordaba, algo que sorprendió a Marta, que se acordaba de todo. Incluso matizó: "Nuestro primer encuentro sexual bonito no fue, fue demasiado animal".