El matrimonio formado por Drew Barrymore (41) y Will Kopelman (38) se ha roto, después de tres años y medio de unión y dos hijas, Olivia, de tres años, y Frankie, de 23 meses, según ha informado la prensa de EE UU. La ruptura ha sido toda una sorpresa, ya que Drew y Will siempre se han mostrado como una pareja muy unida y amante de sus dos hijas, a las que tratan de proteger de los focos mediáticos. De hecho, hace muy poco, el pasado 19 de marzo, acudieron a la boda de unos amigos y nada hacía presagiar que hubiera algún tipo de crisis entre ellos. Algunos de los invitados comentaron que se les vio muy felices y que, incluso, hubo numerosos gestos de cariño entre ellos, como que él rodeara con su brazo a Drew, como cualquier pareja enamorada. Igualmente, no hace mucho que la actriz manifestó su deseo de quedarse embarazada de nuevo.

Artículo relacionado

Drew y Will se conocieron en 2011 y el suyo fue un amor que fue creciendo poco a poco, pero con cierta rapidez, pues apenas unos meses después se comprometieron y en junio de 2012 se casaron en un rancho de Montecito, California. La boda estuvo blindada para los periodistas y fotógrafos, aunque sí se pudo recoger el beso de los recién casados en el interior de coche cuando terminó la fiesta. Fue una boda a la que asistieron 200 invitados, entre los que estuvieron, entre otros muchos famosos, Cameron Diaz, Scarlett Johansson y Reese Whiterspoon.

Dicen que el motivo de la ruptura podría ser que Drew quiere residir en Los Ángeles, donde tiene su trabajo, mientras que Will es un hombre de negocios que prefiere vivir en Nueva York. Este es el tercer matrimonio fallido de Drew Barrymore que anteriormente estuvo casada con Jeremy Thomas y Tom Green, matrimonios que fueron muy breves: dos meses duró con Thomas y cinco con Green.

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado

Artículo relacionado