En lo que llevamos de año y con una cuarentena de por medio, Diego Matamoros se ha sometido a varios retoques estéticos y está tan contento con los resultados que sigue en el camino de mejorar, aún más si cabe, su físico. Tras la cirugía en el abdomen, una operación con un complicado post-operatorio con el que ha conseguido remarcar mucho más los abdominales, ha llegado el turno de los glúteos.

El hijo de Kiko Matamoros ha 'copiado' el último retoque estético que se realizó su todavía mujer, Estela Grande, y asistía a una conocida clínica estética para poner a punto su culo de cara a su próximo viaje.

Artículo relacionado

Él mismo ha compartido todos los detalles a través de su perfil de Instagram: "He decidido dar un paso más en mi remodelación corporal. Ahora he probado el Efecto PushUp para elevar y redensificar los glúteos", comentaba muy animado con su decisión mientras le practicaban este tratamiento que no requiere incisiones ni inyecciones..

Con un físico imponente heredado de su padre, Diego ha reconocido que perdió mucho peso y masa muscular tras sufrir el temido coronavirus y ahora quiere recuperarlo cuanto antes: "Después del confinamiento había perdido volumen y notaba un poco de flacidez. Por supuesto, también sigo practicando ejercicio. Estoy muy contento", explicaba.

Muy coqueto, no es la primera vez que el novio de Carla Barber nos enseña su retaguardia. Hace un año, Diego presumía de culo desde Formentera y es que es una de sus partes del cuerpo favoritas: "No hay verano sin culo", escribía por aquel entonces.

Diego Matamoros

Eterna luna de miel con Carla Barber

Desde que saliera a la luz su romance hace algo más de tres meses, Diego y Carla viven en una eterna luna de miel. Tras un romántico viaje a Ibiza, su aventura por las Palmas de Gran Canaria... ha llegado el turno de trasladarse al norte de nuestro país, en concreto Pontevedra, donde están disfrutando de la rica gastronomía.