Ya de vuelta en Madrid tras una idílica escapada a Ibiza junto a Carla Barber,Diego Matamoros ha participado en el programa 'El Peso Justo' presentado por Nuria Marín. En él, el hijo de Kiko Matamoros se ha explayado de lo lindo en cómo está viviendo esta nueva etapa de su vida al lado de la médico estética.

"He ganado peso pero he ganado felicidad", le ha confesado sin poder borrar la sonrisa de su rostro y es poco a poco el joven ha recuperado algunos de los kilos (ahora pesa 99 kg) que perdió tras la entrada de su todavía mujer, Estela Grande, en 'GH VIP 7'.

Artículo relacionado

Sin ocultar el gran momento personal que está viviendo al lado de Carla la ha definido como "el motor que mueve todo. Ahora mismo es todo, no imaginaba encontrar alguien así". Aunque se conocieron hace meses por una amiga en común no fue hasta hace unas semanas que decidieron formalizar lo suyo: "Empezamos a salir por una amiga en común, que fue muy insistente”, y ahora solo tiene motivos para agradecerle.

Diego Matamoros

Pero aunque apenas llevan un mes de relación, Diego y Carla ya se han tenido que enfrentar al primer contratiempo. Hace unas semanas, el hijo de Kiko Matamoros se sometía a una operación de cirugía estética sin el apoyo de su chica: "Me dijo que no necesitaba hacerme la lipovaser, que estaba bien", sin embargo, tras la decisión de él de llevarlo a cabo ella se convirtió en su enfermera personal: "Alguna vez me ha hecho las curas". Pero si hay algo que le daba un fuerte reparo es que la joven a la que estaba empezando a conocer le viera con faja y dodotis. Sin duda, una prueba de fuego que han superado con creces y es que cada vez se muestran más enamorados que el primer día.