Rocío Carrasco ha narrado en el episodio 9 de 'Rocío, contar la verdad para seguir viva', que tiene por nombre 'Algo se derrumbó dentro de mí', el auténtico calvario que tuvo que vivir tras la paliza de su hija Rocío Flores. La joven denunció a su madre por maltrato habitual cuando los hechos habían sido muy diferentes y Rocío Carrasco se hundió en un abismo de dolor y angustia. Entre lágrimas, la hija de Rocío Jurado ha hecho la confesión más desgarradora sobre lo que vivió y que aún le quema por dentro.

Artículo relacionado

Antonio David Flores dijo en un 'Sábado Deluxe' que su hija no tenía nada de qué avergonzase porque lo pasó con su madre es fruto de todo lo vivido en su casa y Rocío Carrasco le ha respondido: "Efectivamente, esos dos niños no han vivido en mi casa lo que han vivido en la suya. Y lo de que su hija no tiene nada de lo que avergonzase y que no se siente culpable... Es un problema de su hija que es la mía".

Rocío Carrasco ha insistido en que tras la paliza de Rocío Flores está la mano de Antonio David, y lo peor de todo es que ha conseguido que, tras hundir a su madre e intentar meterla en la cárcel, Rocío Flores ni se arrepienta de lo sucedido. "Es responsabilidad de él, de lo que le ha implementado ese que está ahí, de lo que la ha mutilado ese que está ahí, es una muestra más del daño que es capaz de infringir en los demás. Mi hija no se arrepiente, tristemente creo que no se arrepiente".

A Rocío Carrasco se le parte el alma cuando le preguntan si ha sido capaz de perdonar a su hija: "Se tendrá que perdonar ella el día que se dé cuenta, porque a día de hoy aún no se ha dado cuenta".