Belén Esteban estaba encantada y feliz en su fiesta por su 46 cumpleaños. "Siempre lo he celebrado, todos los años, menos el año pasado porque como tenía la boda... pensé que ya era bastante". A las puertas de Kapital, la sala en la que Belén celebra todos sus acontecimientos, la colaboradora de 'Sálvame' atendió a los periodistas.

"¿Que qué me han regalado? Aún nada. Es que mi cumpleaños es mañana [por hoy, sábado], lo que puedo decir es que estoy feliz, muy feliz". Y, claro, fueron los propios periodistas quienes le empezaron a agasajar con algunos presentes. Uno de ellos, de parte de María Patiño, una de las ausentes en la fiesta. "Sí, sé que no podía venir, he hablado con ella por whatsapp. A María la quiero mucho, a pesar de ser periodista. Sé que le puedo contar lo que sea igual que ella a mí", contó Belén.

Artículo relacionado

El regalo de María fue sencillo, pero muy emotivo: una foto de ella y de Belén hecha el día de la boda de esta última celebrada el pasado 22 de junio. La foto, enmarcada, llevaba una bonita dedicatoria de la periodista que emocionó mucho a Belén. "Me encanta, además estamos las dos guapísimas", dijo Belén, muy sonriente.

El programa 'Viva la vida', que dirige Raúl Prieto, también la obsequió con un presente: una tarta de cumpleaños con la foto de la casa de Villanueva del Pardillo que perteneció a Toño Sanchís y que Belén adquirió en subasta pública. "Este Raúl...", dijo Belén. "Este padrino que tengo es para matarlo".

La-tarta
Gtres

"Sé que me vais a preguntar por este tema", dijo Belén. "Solo puedo decir que estoy muy contenta, que no he mentido y que todo se verá". Y un deseo para 2020. "¡Quedarme embarazada!". Más claro, imposible.