El pasado sábado Dani Menjíbar, exparticipante de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’, perdió la vida tras una fuerte discusión en una discoteca de la localidad valenciana de Torrent. El joven de 32 años, que participó en el programa de citas hace aproximadamente diez años, falleció asesinado de madrugada tras recibir puñaladas en espalda y abdomen. Lo poco que se supo en aquel momento es que cuatro jóvenes, dos de ellos menores de edad, fueron detenidos por este suceso. Estos últimos serán ingresados en un centro de internamiento de menores mientras que los otros dos entrarán en prisión. Ahora, dos días después, han salido a la luz nuevos datos relacionados con este muerte y otras cuestiones sorprendentes relacionadas con el día a día de Dani Menjíbar.

Artículo relacionado

Las pesquisas policiales han arrojado nueva información sobre lo sucedido. Por un lado se sabe que los detenidos se deshicieron de las armas del asesinato antes de que las autoridades policiales llegaran al lugar de los hechos. Los encargados de llevar a cabo la investigación se emplearon a fondo hasta encontrar dos navajas utilizadas en unos arbustos cercanos al lugar de lo sucedido. Ahora tendrán que investigar si hay alguna prueba que relacione estas armas con alguno de los cuatro sospechosos.

Dani Menjibar
@menjibarandreu

Por otro lado los nuevos datos desvelan que cuando la policía llegó al lugar en el que Dani falleció intentaron salvarle la vida tapándole una herida que le estaba causando una hemorragia. Minutos más tarde llegaron los sanitarios y durante más de media hora intentaron reanimar al expretendiente de ‘MYHYV’. Pero ni tapando la hemorragia ni haciéndole el masaje cardiaco pudieron salvar la vida del joven.

Mientras continúa la investigación, en el programa de Telecinco ‘Ya es mediodía’ han desvelado algunos datos sobre cómo era el día a día de Dani. Una información un tanto polémica que no ha dejado indiferente. En el espacio presentado por Sonsoles Ónega han hablado con los vecinos de Dani Menjíbar. “Tenía muchas denuncias de convivencia por parte de toda la comunidad”, ha asegurado una de las vecinas. Además ha añadido que “en la fase de confinamiento acabaron seis u ocho patrullas de policía aquí porque tenía unas fiestas y unas peleas que no era normal. De hecho algún vecino se ha ido de la comunidad por su culpa”.