Cuando este año se han cumplido 34 años desde que Isabel Pantoja dio el ‘sí, quiero’ a Paquirri, su boda sigue despertando interés entre los fans de la tonadillera. La prueba la tenemos en lo que se pide por una de las invitaciones a esa celebración.

Artículo relacionado

Más de 1.000 personas estuvieron invitadas al enlace. Fue mucho más que el evento del año, si nos apuráis, el de la década. Se celebró en Sevilla, a las 18:30 horas, en uno de los templos con más fieles, la Iglesia de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder, después cena y palmas, muchas palmas que para eso era una de las bodas con más arte de las que se recuerdan. Los novios invitaron a todo el mundo, había muchos amigos y compromisos ante los que festejar este amor que se rompió de manera abrupta solo un año después. Algunas de estas personas invitadas quizás no eran ni demasiado cercanas a los enamorados, pero allí estuvieron. No se escatimó fastos. Precisamente una de estas familias, que tampoco eran allegados a los novios pero frecuentaban el mismo círculo de amistades y de salidas en Sevilla, ahora ha puesto a la venta, a través de un portal de anuncios, la invitación de la boda.

“Invitación con forma de capote de la boda de Paquirri e Isabel Pantoja”, explica el anuncio colgado por Eduardo, el actual ‘propietario’ de la misiva. "Tiene 30 años y se encuentra en perfecto estado de conservación, además está firmada por algunos de los artista que allí estuvieron. Juanita Reina, Paquirri, el Cordobés, Juan Solano (compositor y músico), Torojón, Rocío Jurado, El Caracolillo, Paquita Rico, Espartaco, Máximo Valverde”. Un documento por el que el dueño pide 1.000 euros.

Según Look, que ha podido hablar con Eduardo, los invitados a la boda fueron sus padres y él, motivado por el precio (1.500 euros) que había alcanzado otra invitación al enlace Pantoja & Paquirri, se animó a hacer lo mismo hace solo dos días.

Se trata de un artículo que puede tener un gran interés entre coleccionistas, seguidores de la figura del torero o de la artista, de hecho, alguno ya habría respondido a la oferta pero ninguno ha ofrecido la cantidad que Eduardo pide por el documento. Él lo tiene claro, “por menos no la vendo”. Y es que, ¿qué precio pondríais vosotros al día más feliz de otra persona?