Una de las grandes ausencias de 'La última cena' el pasado viernes fue la de María Patiño. La falta de la presentadora no hubiera sido tan comentada si en los fogones no hubiera estado Terelu Campos ya que en los últimos tiempos la relación entre ellas ha sido de todo menos cordial.

Fue la propia hija de María Teresa Campos quien disculpó a la que fuera su compañera de 'Sálvame': "No se encontraba bien pero sí iba a estar", explicaba la colaboradora de 'Viva la vida' muy comprensiva: "Entiendo que si al día siguiente tienes que presentar un programa no vayas", interpretaba.

Artículo relacionado

Sin embargo, fue Diego Arrabal quien negó esta información y dejó caer que la presentadora de 'Socialité' no asistió a la cena por no reencontrarse con ella, unas declaraciones que aunque incrédula no le gustaron a Terelu: "Conozco a María y se que nunca faltaría al trabajo".

María Patiño Socialité

Hasta aquí y tras las declaraciones de Terelu parecía que habían enterrado el hacha de guerra pero nada más lejos de la realidad. Al ser preguntada si habían limado asperezas en los últimos tiempos la respuesta de la periodista fue tajante: "La relación entre nosotras no está, no hay una hostilidad pero no tengo una relación", y sentenciaba: "Me da igual tener o no esa relación".

Al día siguiente era el turno de Patiño, la presentadora, que el día anterior había confesado que ella no sentía que tenía que pedirle perdón a la que fuera su amiga, se quedó impactada con las palabras de la mayor de las Campos y prefirió no profundizar demasiado en el tema: "Está claro que a Terelu le importo una mierda, no voy a decir nada. Yo, como María Teresa Campos, juego en otra liga, pero no en la del Real Madrid, en la de Socialité", sentenciaba. ¿Nueva guerra?