Si la definición de 'brindis al sol' se entiende como 'un atrevimiento o una fanfarronada', algo así hizo María Patiño a la hora de arrancar el 'Socialité' del sábado. Como se iba a tratar el tema de las supuestas infidelidades de algunos toreros casados y con hijos, María se plantó una montera y, a modo de capote, se colocó un pañuelo de lunaresy flecos.

Y sí, realizó un saludo muy torero y lanzó al aire la montera, emulando a los brindis de los matadores. Claro que María –y por eso decimos lo de 'brindis al sol'– es más buena que el pan y no es capaz de matar ni a una mosca, por lo que lo suyo fue más un guiño a esos toreros que, por lo que parece, no le guardan la debida fidelidad a sus sufridas parientas.

Artículo relacionado

María Patiño

Vestida con un 'jumsuit' en rojo carmesí con un delicado encaje en color crudo en la pechera, María hizo una especie de paseíllo en el plató antes de dar paso al reportero que se encontraba a las puertas de la madrileña plaza de Las Ventas y que fue el que introdujo la información de los toreros infieles.

Artículo relacionado

Si hay algo que no le falta a María es sentido del humor y fue esta la mejor manera que se le ocurrió para quitarle hierro a un asunto tan espinoso como es la infidelidad. Si desde hace dos semanas, el programa ha estado hablando de las fiestas privadas – y con señoritas– de los futbolistas, ahora les ha tocado el turno a los toreros. Ya se sabe que futbolistas, toreros y artistas en general son, sin duda, los profesionales más codiciados por muchas mujeres (y hombres) y muchos de ellos, sabedores de su 'sex appeal', despliegan sus armas de seducción a la mínima oportunidad que se les presenta.

María Patiño