Tan caluroso y sofocante como el día de hoy, un 23 de julio del año 2004 era hallado el cuerpo sin vida de Carmina Ordóñez. Durante años fue uno de los personajes imprescindibles y más populares de las revistas del corazón. De casta torera, con sangre Ordóñez y Dominguín, vivió con intensidad, pasión y drama cada episodio capital de su vida. La mujer que se bebió la vida a sorbos de whisky, alegre, graciosa y generosa con los suyos, tuvo el amargo y trágico presentimiento de que no iba a llegar a los 50. Aquel fatídico 23 de julio de 2004 se apagaba su luz a los 49 años.

Artículo relacionado



Carmina fue una mujer muy sociable y de trato fácil, pero en su vida siempre hubo una serie de personas que lo vivieron todo con ella y la conocieron bien desde el momento en que su vida se cruzó con esta mujer que traía aires renovados de su amada Marrakesh y la pasión de El Rocío. ¿Qué ha sido de todas sus vidas?