Chiqui se ha puesto las pilas con esto de no salir de casa. La colaboradora arrancaba el confinamiento en una situación complicada tras la separación del que era su pareja, Borja, pero con ánimo y fuerza. En casa con sus hijas, Chiqui no ha parado ni un segundo. Que si dieta, que si ejercicio, que si bailes y cantes para distraer a las pequeñas, vamos, un terremoto al que ahora le ha dado por la decoración. La exconcursante de 'Gran Hermano' ha abierto las puertas de la habitación de sus pequeñas con esto de renovar las camas para la llegada del calor.

Artículo relacionado

Parece que lo de cambiar por dentro y por fuera se ha convertido en la máxima de Chiqui. La reportera de 'Sálvame' se encuentra en casa encerrada con sus hijas y esto le ha servido para pensar. Tras haber tocado fondo con la ruptura con Borja y todos los problemas derivados de su relación, la ex gran hermana ha resurgido y quiere volver a ser la que fue. Muy decidida, se ha puesto a dieta, ha empezado a hacer ejercicio y quiere volver a la normalidad convertida ya en la misma Chiqui que entró en Guadalix.

Mientras tanto, está aprovechando también para darle una vuelta a su casa y ha empezado por la habitación de sus hijas. La colaboradora nos ha abierto las puertas de uno de los rincones más especiales de su casa. Una modesta habitación con dos camitas y una tele donde sus hijas y ella seguro que se lo pasan estupendamente. Las pequeñas son muy ordenadas, a juzgar por lo bien que tiene todo recogido. Los juguetes en sus armarios y todo perfecto.

Chiqui

Una época complicada

Chiqui se ha refugiado en sus hijas para pasar el trance de su separación. Tras haber vivido numerosos baches, la exconcursante y su pareja, Borja, ponían fin a su relación. Un abrupto final del que parece que ninguno de los dos se ha arrepentido. Ahora, cuando empiece a volver la normalidad, veremos cómo la ex gran hermana va rehaciendo su vida. ¿Estará ya abierta de nuevo al amor?