Vaya disgusto se ha llevado Victoria Federica y vaya bronca le ha echado su abuelo, el rey emérito Juan Carlos. Y es que la hija de la infanta Elena tenía previsto acudir con su nuevo novio, el dj Jorge Bárcenas, a un evento en Madrid en los que la alfombra roja y el photocall eran cita obligada para famosos y periodistas. Se ve que a Victoria Federica le hacía mucha ilusión y es que, en el fondo, esta aparición pública de la pareja iba a ser lo más parecido a una oficialización de su relación con el joven dj.

Victoria Federica y Bárcenas
Redes Sociales

Pero las cosas no siempre salen como a uno le gustaría. Eso ha debido pensar Victoria Federica tras recibir la llamada de su abuelo, el mismísimo rey emérito Juan Carlos, advirtiéndole que no podía asistir a este tipo de eventos sin el expreso permiso de Zarzuela.

Artículo relacionado

Según informó 'Socialité', parece que al emérito no le gusta que su nieta se deje ver tanto y que sus salidas nocturnas se vean continuamente reflejadas en la prensa, una actitud que podría resultar perjudicial para la imagen de la casa real.

Desde luego, don Juan Carlos debe recordar todavía el escándalo más grave de la monarquía, cuando salió a la luz su viaje a Botswana –donde se rompió la pierna– y su relación con Corinna, un incidente que le obligó a pedir perdón públicamente tras salir del hospital. "Lo siento mucho, me he equivocado. No volverá a ocurrir", dijo entonces. Tiempo después, abdicó del trono y cedió la corona a su hijo, el actual Felipe VI.

Sea como fuere, parece que a Victoria Federica su familia quiere cortarle un poco las alas. De momento, se comporta como cualquier joven de su edad a la que le gusta salir a divertirse con sus amigos. Seguro que la regañina de su abuelo no le ha sentado nada bien a la hermana de Froilán.

Artículo relacionado