La misa de Acción de Gracias en la Catedral de San Pablo ha sido el acto central de la segunda jornada de actos por el Jubileo de Platino de la reina Isabel II. El servicio religioso de este viernes ha estado marcado por la ausencia de la soberana y la reaparición de Meghan Markle y el príncipe Harry tras dos años del Megxit. Un gesto que es la primera piedra a esa 'reconciliación' pública tan esperada entre la familia real británica y los Sussex tras romper con la 'firma'. Sin embargo, el día también ha dejado anécdotas agridulces, como el recibimiento a los duques entre abucheos y aplausos, y un susto monumental tras el desplome de cinco soldados durante la llegada de los invitados a la misa en honor de Isabel II.

Artículo recomendado

Meghan Markle y el príncipe Harry, protagonistas absolutos en su esperadísima reaparición en la misa de Acción de Gracias

Meghan Markle y el príncipe Harry, protagonistas absolutos en su esperadísima reaparición en la misa de Acción de Gracias

Momentos de confusión y preocupación los que se han vivido en las escalinatas de la entrada principal de la Catedral de San Pablo de Londres. Los invitados a la misa de Acción de Gracias en honor a la reina Isabel II, que cumple 70 años en el trono británico, iban pasando al interior del templo y acomodándose en los bancos. Los duques de Sussex, los Cambridge, la princesa Ana y su marido, Sir Timothy Laurence; el príncipe Carlos y su esposa Camilla Parker-Bowles; Zara Tindall... El desfile de personalidades y el despliegue ha sido espectacular, añadido al gentío y el ruido ensordecedor en los alrededores lanzando vítores a la reina ha cargado de simbolismo y emoción el momento.

Artículo recomendado

Todos los asistentes a la misa de acción de gracias por el Jubileo de Isabel II

Todos los asistentes a la misa de acción de gracias por el Jubileo de Isabel II

Tan intensos que cinco militares han acabado mareándose y desplomándose sobre las escaleras donde permanecían en formación. Tal como informa The Sun, uno de ellos era un soldado de la Royal Air Force, y otro un miembro de la Guardia Ceremonial. Todos ellos fueron atendidos por los equipos médicos desplazados en el templo y, en pocos minutos, tras acudir una ambulancia, pudieron ponerse en pie y reincorporarse en la fila de formación entre los aplausos del público.