Si por algo se ha caracterizado siempre Cressida Bonas es por su apariencia dulce, algo que consigue en gran parte gracias a su cabello. La ex novia del príncipe Harry siempre ha lucido una melena midi en tonos claritos que va muy acorde a su tono de piel y al color de sus ojos. Un look de lo más favorecedor que ahora ha cambiado. Cressida ha sorprendido mucho tras pasar por la peluquería para someterse a un cambio rompedor.

Artículo relacionado

La ex pareja del duque de Sussex luce ahora una melena completamente diferente a la que nos tenía acostumbrados. De color castaño oscuro, con flequillo abierto y tirando a liso. Así es como lleva ahora el pelo. Y es un cambio que tiene un motivo más que justificado. La joven no se ha hecho este nuevo peinado por gusto. Ha sido el trabajo el que le ha obligado a pasar por la peluquería. Cressida participa en 'White House Farm', una serie británica que se emitirá en enero y en la que tiene uno de los papeles más relevantes. Para dar vida a la modelo Sheila Caffel, su personaje, ha tenido que hacer este cambio con el que está irreconocible.

Resulta paradójico el cambio que ha dado la vida de Cressida desde que dejó su relación con el príncipe Harry, ya que es completamente opuesto a lo que le ha sucedido a Meghan Markle. Mientras que la duquesa de Sussex tuvo que dejar su trabajo como actriz para poder casarse con el duque de Sussex y dedicarse por completo a su papel como miembro de la familia real británica, Cressida vio una gran oportunidad en el mundo de la interpretación cuando finalizó su noviazgo con el nieto de Isabel II. De esta forma cuando Meghan renunció a su sueño, la ex pareja de su marido lo cumplió y ahora se está abriendo un camino con futuro en la interpretación.