Con motivo de una exposición de arte organizada en colaboración con la Sociedad Sueca para la Conservación de la Naturaleza, la Casa Real de Suecia se ha convertido esta semana en el centro de una polémica política. La muestra se ha expuesto en el Palacio de Sollliden, en Öland, residencia en la que la Familia Real suele pasar sus vacaciones.

Artículo relacionado

Las obras que conforman esta exposición muestran diferentes pajareras y jaulas entre las que hay una que llama especialmente la atención: puede verse al presidente Donald Trump con la boca abierta y en su interior, la abertura para que puedan entrar los pájaros. La controversia se hace más polémica con el mensaje que puede leerse; "¡Cuidado!".

Por este motivo, la inicialmente inofensiva muestra se ha convertido en objeto de debate sobre la neutralidad política del rey Carlos Gustavo de Suecia. La imagen, que se ha compartido a través de las redes sociales, ha provocado miles de comentarios contra el esposo de la reina Silvia, ya que todas las piezas fueron revisadas por el monarca antes de colocarse en Palacio.

Sin embargo, tal y como indica Jan Turvall, politólogo de la Universidad de Gotemburgo, Carlos Gustavo "no ha vulnerado ninguna ley. Sobre si es apropiado o no, se le puede criticar. No es apropiado que apoye algo que puede ser percibido como una posición política".

Carlos Gustavo de Suecia
Gtres

Desde la Casa Real sueca se ha emitido un comunicado en el que se explica que "la exposición es una colaboración entre el palacio de Solliden, la Sociedad Sueca para la Conservación de la Naturaleza y las clases de cuarto y quinto grado, y el rey no tiene nada que ver con ella".

Sin embargo, este episodio engrosa aún más la negativa percepción que el soberano tiene sobre Donald Trump. Durante la Conferencia de París sobre el Clima, en 2015, le preguntaron su opinión sobre los políticos estadounidenses, incluido el Presidente, que no reconoce que exista cambio climático ni calentamiento global. El sueco manifestaba que le parecía absurdo y alejado de la realidad.

Una "enemistad" que en 2017 se veía afectada cuando Donald Trump puso el foco en la inmigración en Suecia y realizó unas controvertidas afirmaciones, basándose en un reportaje de la conservadora cadena estadounidense Fox. Ante ellas, el rey Carlos Gustavo: "Es muy importante dar buen ejemplo en los medios de comunicación. Hay muy buenas investigaciones sobre inmigración sobre las que ni siquiera oímos hablar aquí en Suecia. En la Universidad de Malmö se ha hecho mucho trabajo en este sentido en cuestiones de integración", palabras que fueron publicadas en el diario Sydsvenskan.