La reina Sofía cumple hoy sábado 81 años, en el año en el que su nieta, la princesa Leonor, ha ejercido por primera vez como princesa de Asturias y ha dado ya sus dos primeros discursos oficiales. La reina Sofía ha sido testigo, con un orgullo nada disimulado, de cómo Leonor ha superado con nota este primer compromiso como heredera. También sintió algo similar, hace 37 años, cuando su hijo el entonces príncipe Felipe hizo su primer discurso en el mismo escenario del teatro Campoamor de Oviedo.

Leonor y reina Sofía
Gtres

La vida de la reina Sofía tenido momentos duros, como la guerra mundial, el exilio de la familia real griega, el escándalo de Corinna o ver a su hija sentada en el banquillo de los acusados y a su yerno en la cárcel. Y momentos muy felices, como su boda con Juan Carlos, el nacimiento de sus tres hijos, Elena, Cristina y Felipe, y los de sus ocho nietos, Froilán y Victoria Federica –hijos de la infanta Elena–, Juan, Pablo, Miguel e Irene –hijos de la infanta Cristina–, y la princesa Leonor y la infanta Sofía, hijos de Felipe.

Artículo relacionado

A lo largo de estas ocho décadas años, la reina Sofía ha vivido en primera persona momentos históricos, como la ascensión al trono del rey Juan Carlos, en 1975, su abdicación y la proclamación de su hijo Felipe, en 2014. Doña Sofía ha sido aclamada a lo largo de muchos años como la persona más querida de la familia real española. Nadie discute su papel y su saber estar, pese a los muchos desplantes que, en ocasiones, ha tenido que sufrir, tanto de su marido, el rey emérito Juan Carlos, como de la actual reina, Letizia, con quien protagonizó un desencuentro en 2018 que desembocó en la más grave crisis de la monarquía española desde su restitución en democracia.

Fue a la salida de la misa de Pascua, en la catedral de Palma, cuando doña Sofía quiso hacerse una foto con sus dos nietas, Leonor y Sofía, pero no solo la reina Letizia se lo impidió, sino que un espontáneo y sorprendente gesto de la princesa de Asturias retirando la mano de su abuela de manera brusca provocó un enorme enfado tanto del rey Felipe como del rey emérito Juan Carlos. Días después, las dos reinas se vieron obligadas a escenificar una reconciliación cuando fueron a visitar, juntas, a don Juan Carlos que convalecía en el hospital de una operación.

La reina Sofía, siempre con una sonrisa en la boca, ha sido también quien se ha preocupado de su hija Cristina, repudiada por su hermano y su esposa tras el escándalo Noos, así como de sus cuatro hijos. Doña Sofía fue a visitarlos a Washington y, posteriormente, a Ginebra. Gracias a ella, también, la infanta Cristina ha vuelto a Zarzuela y lo hizo el año pasado, en el 80 cumpleaños de la reina emérita, en que esta logró reunir a todos sus hijos y sus nietos.

Se sabe que este año, la reina Sofía celebrará su aniversario en la intimidad, posiblemente, con todos sus hijos y nietos, aunque no tengamos foto oficial que lo corrobore, como sí tuvimos el año pasado, en la que pudimos ver a la infanta Cristina y a sus hijos junto a sus tíos y primos, algo que no se veía desde hacía mucho tiempo.

Pero haya o no haya foto, seguro que a la reina emérita estar rodeada de los suyos es su mejor regalo, después de tantos sinsabores y disputas familiares que ella, con paciencia y mucho tacto, ha logrado ir limando con los años.