Un año más, los Reyes han "sustituido" a Leonor durante la reunión anual de Patronatos de la Fundación Princesa de Asturias celebrada esta misma mañana en el Palacio de El Pardo.

Ha llamado la atención como doña Letizia se ha mostrado especialmente cariñosa con su marido, y es que siempre sorprende verles en una actitud más amorosa de lo habitual. La pareja llegaba sonriendo y compartiendo confidencias a su llegada al salón principal donde han dado la bienvenida a los asistentes.

Artículo relacionado

Una vez terminado el clásico besamanos, la pareja abandonaba la estancia por la parte derecha, momento en el que la Reina ha aprovechado para agarrarse del brazo de don Felipe yecharle una romántica mirada en la que podría verse orgullo, un gesto que podría parecer normal en cualquier matrimonio, pero que en este caso merece una atención especial.

A nivel estilístico, doña Letizia no ha sorprendido. Ha rescatado un vestido verde agua de Hugo Boss que ya vimos durante su visita oficial a Buenos Aires. Ninguna novedad en los accesorios. Inseparable de su anillo de plata bañada en oro amarillo de la diseñadora Karen Hallam, que agotó sus existencias en a penas días, y los originales pendientes 'Crawler Skyline' de la firma española Gold&Roses.