Les hemos visto acompañando el féretro durante el traslado de Balmoral hasta el Palacio de Holyroodhouse. Los príncipe Ana, Andrés y Eduardo han permanecido en Escocia desde que se conociese la noticia del fallecimiento de la reina Isabel II. Mientras el rey Carlos se ha ausentado para cumplir con sus obligaciones ya como monarca, han sido los demás hijos de la reina los que han velado su cuerpo. Los semblantes serios y afectados de los príncipes evidencian en todo momento el durísimo golpe que han tenido que asumir.

Artículo recomendado

El rey Carlos III, junto a la reina consorte, se dirige por primera vez al Parlamento británico

El rey Carlos III, junto a la reina consorte, se dirige por primera vez al Parlamento británico

Han sido los encargados de velar porque todo salga bien.Los príncipes Andrés y Eduardo y, sobre todo, la princesa Ana, han permanecido primero en Balmoral y luego en Edimburgo para acompañar a los restos mortales de su madre, la reina Isabel II, y todos los responsos y homenajes que ha ido recibiendo. Les pudimos ver este pasado fin de semana junto al féretro durante su viaje por Escocia. Este lunes, los hijos de la monarca han precedido el cortejo fúnebre que ha recorrido las calles de la ciudad desde el palacio hasta la catedral de St. Giles. De hecho, los únicos miembros de la familia real británica que han participado a pie de este cortejo han sido ellos cuatro.

Hijos Isabel II

Los hijos de Isabel II durante el cortejo fúnebre.

The Royal Family

El rey Carlos y sus tres hermanos, los príncipes Andrés, Eduardo y Ana, han caminado desde Holyroodhouse hasta St. Giles con rostros de tristeza, fiel reflejo de lo apenados que están porque además de a la reina, han perdido a su madre. Esta vez han sido ellos los grandes protagonistas del desfile. De ellos, el rey Carlos, el príncipe Eduardo y la princesa Ana han ido ataviados con uniforme militar. La reina Camilla ha permanecido esta vez en un discreto segundo plano y ha hecho el trayecto en coche. Por su parte, los nietos de la reina Isabel II tampoco han estado presentes en esta marcha por las calles de Edimburgo. Ni siquiera el príncipe Guillermo, heredero al trono, ha hecho aparición.