Hace pocos días los duques de Cambridge recibieron una de las visitas más especiales de los últimos meses. David Attenborough, un exitoso divulgador científico y reconocido presentador de televisión en Reino Unido, se personificó en el Palacio de Kensington para tener un encuentro con el príncipe Guillermo, Kate Middleton y sus tres hijos. Los pequeños, Jorge, Catalina y Luis son grandes admiradores de David y de todo el trabajo que ha llevado a cabo durante años... Pero, sin haberlo previsto, el hijo mayor de los Duques ha sido protagonista de un conflicto después del regalo que le ha hecho el naturalista.

Artículo relacionado

Attenborough aprovechó la ocasión para ver junto a los 'royals' A life on our planet, su último documental y, ya de paso, obsequiar al príncipe Jorge con algo histórico: un diente de megalodón de más de 23 millones de años, que se dice pronto.

Guillermo, George y Louis

David encontró esta reliquia en la década de los sesenta y al ministro de Cultura de Malta, José Herrera, no le ha hecho ninguna gracia que el fósil haya terminado en manos de un niño. Además, ha confesado que va a mover cielo y tierra para recuperarlo: "Hay algunos objetos que son importantes para el patrimonio natural de Malta y que terminaron en el extranjero. Merecen ser recuperados. Una ley del 2002 define a los fósiles como objetos de importancia geológica".

Tras estas duras declaraciones, Herrera ha recibido multitud de críticas y muchas personas le han recomendado que se centre en lo verdaderamente importante: ¡la corrupción que ha existido y existirá en la isla!

Finalmente, las aguas se han calmado ya que Attenborough halló el diente 30 años antes de que la ley del 2002 fuese aprobada. Por esta razón, el ministro ha reculado y ha asegurado que espera, de corazón que George disfrute del regalo: "El ministro no tiene ninguna duda de que el joven príncipe se convertirá en un gran admirador de la rica historia natural de Malta".