¡Vuelven a la carga! Cuando parecía que Meghan Markle y el príncipe Harry habían conseguido su tan ansiada tranquilidad lejos de Reino Unidos, los duques de Sussex han querido dejar claro que no están dispuestos a que se publiquen ciertas cosas sobre ellos. Tanto es así, que incluso han decidido interponer una nueva demanda contra Associated Newspapers, la empresa editora de los diarios The Daily Mail y el dominical The Mail on Sunday.

Artículo relacionado

En concreto, el bufete de abogados Schillings, que representa a los duques de Sussex, presentó una demanda el pasado 27 de noviembre, según ha publicado ahora Sky News, después de que Mail on Sunday publicara un artículo en el que se afirmaba que el príncipe Harry ha perdido contacto con la Marina Real tras su salida de la casa real británica el pasado marzo.

Meghan Markle Príncipe Harry

Meghan Markle y el príncipe Harry, en un acto el 2 de octubre de 2019

GTRES

Según se asegura en el mencionado artículo, el duque de Sussex dejó de tener contacto con los marines el pasado mes de marzo, cuando se hizo efectivo el conocido como Mexgit. Una información que los redactores escribieron tras hablar con varias fuentes de la Marina Real, que confirmaron que el nieto de Isabel II no había vuelto a hablar con nadie tras su marcha.

Una noticia que ha provocado la reacción inmediata del príncipe Harry, quien ha decidido denunciar al medio ya que, según su versión, se trata de una información falsa. Con esta, ya serían seis las demandas interpuestas por los duques de Sussex contra la prensa. La primera de ellas, en octubre de 2019, cuando Meghan Markle presentó una querella contra The Mail on Sunday después de que publicaran una carta que ella le había enviado a su padre, Thomas Markle.

Artículo relacionado

Entonces, el príncipe Harry llegó a publicar un comunicado en el que aseguraba que no quería que la historia de su madre se repitiese con su mujer. “Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa ser víctima de las mismas fuerzas poderosas”, aseguró entonces. Tras su salida de Reino Unido, su cruzada no ha terminado y también han denunciado a una agencia de prensa por hacer fotos a su hijo Archie junto a su abuela, Doria Ragland, o a un paparazzi por invadir su propiedad con un dron.