Cuando los miembros de la Familia Real británica acuden a un acto oficial es habitual verles manteniendo la compostura, serios, muy atentos a lo que está sucediendo. Pero también hay algunos compromisos laborales que dejan momentos de lo más divertidos.Así lo ha demostrado el príncipe Harry en uno de sus últimos actos.

Artículo relacionado

El duque de Sussex ha acudido a una reunión de una organización de la que es presidente que se dedica a temas medioambientales. Allí se ha encargado de realizar una exposición en la que ha remarcado su compromiso con la naturaleza.

Pero no todo ha sido hablar. También ha habido tiempo para bailar. El príncipe Harry se ha marcado un baile que no ha dejado indiferente. Se trata del baile del chimpancé y su pareja ha sido la primatóloga Jane Goodall. Al saludarse, el duque de Sussex y la doctora han querido rendir homenaje a los primates de esta forma tan divertida.

Esta no es la primera vez que el marido de Meghan Markle y la experta en primates realizaban este baile. Cuando se conocieron hace un año ella se lo enseñó, y desde entonces lo repiten cada vez que se ven. Una buena forma de dar visibilidad a la causa que defienden.

De esta forma el príncipe Harry ha vuelto a demostrar que es uno de los miembros de la Familia Real británica más espontáneos y divertidos y que atender ciertos compromisos profesionales no está reñido con pasárselo bien.