Ni está, ni se le espera en el balcón de Buckingham. El Príncipe Andrés, tras haber sido demandado por agresión sexual, ha sido vetado de las celebraciones del Jubileo de su madre, la reina Isabel II, quien siempre le ha arropado bajo su ala. A mediodía, solo saldrán a saludar al balcón del palacio aquellos miembros de la corona que cumplan funciones públicas. De ahí que ni él, ni tampoco Meghan y Harry, vayan a estar presentes en el famoso saludo. Sin embargo, ha sido Buckingham quien ha confirmado que el príncipe Andrés no participará en ninguno de los actos que tenía pensado asistir tras haber dado positivo en coronavirus.

Artículo recomendado

La reina Isabel II, feliz con su familia, vive el día grande de su Jubileo desde el balcón de Buckingham

La reina Isabel II, feliz con su familia, vive el día grande de su Jubileo desde el balcón de Buckingham

Estamos ante una de las festividades más importantes para la reina Isabel: su Jubileo, el aniversario de su reinado. Este año, además, es doblemente especial puesto que alcanza los 70 años dedicada al servicio público de los británicos ¡Jubileo platino, nada menos!

Hace unas semanas se difundió el comunicado que anunciaba la decisión que había tomado la monarca: “Después de una cuidadosa consideración, la reina Isabel II ha decidido que la tradicional aparición en el balcón de Trooping the Colour de este año, el jueves 2 de junio, se limitará a su majestad y a los miembros de la familia real que actualmente están desempeñando funciones públicas oficiales en nombre de la reina”. Por lo tanto, eso deja completamente fuera del saludo a su nieto Harry y a la mujer de este, Meghan Markle, así como a su hijo menor menor, el Príncipe Andrés.

principe andres

El escándalo que ha supuesto la demanda al ex marido de Sarah Ferguson y ex duque de York ha sido un nuevo varapalo para la corona británica, y eso que ellos de escándalos parecían curados de espanto; pero esta denuncia por abuso sexual ha ido demasiado lejos. Virginia Giuffre acusaba al hermano de Carlos de Inglaterra por haberla agredido sexualmente cuando era menor de edad. Para librarse de sentarse ante el juez, los abogados del duque llegaban a un acuerdo económico: 14 millones de euros a cambio de su silencio. Lo más llamativo de todo esto, es que Isabel II, que siempre ha sido muy protectora con su hijo, se ofreció a pagar este millonaria suma de dinero; pero hoy, de cara a todos los británicos, le ‘borra’ de la familia real.