Parece que las presiones de la ONU han tenido su efecto. La princesa Latifa, de la que se conocía su cautiverio por unos vídeos publicados a principios de año, denunciaba la falta de libertad de la que le había privado su padre, el emir de Dubái, tras su intento de escaparse del país hace unos años.

Artículo recomendado

La princesa Latifa, desde su cautiverio, pide a la Policía británica que reabra el caso de su hermana secuestrada

La princesa Latifa, desde su cautiverio, pide a la Policía británica que reabra el caso de su hermana secuestrada

Ahora, la hija del jeque Mohamed ben Rachid Al Maktoum ha mostrado varias fotografías a través de redes sociales en las que es posible verla haciendo vida "normal" acompañada de varias amigas: tomando algo en un centro comercial de la ciudad, cenando en el restaurante BiCE Mare y con una médium llamada Fiona Day.

Princesa Latifa
Redes Sociales

Tres mujeres que han compartido en sus cuentas estas imágenes junto a la princesa Latifa y que han conseguido calmar las alarmas por su vida y su salud y muestran el poder que la ONU ha ejercido sobre el emir de Dubái para que revelara el estado de su hija.

"La princesa Latifa está fuera de lo que ella llamó la prisión de la villa. Ya no está bajo vigilancia armada y se le ha permitido ver a amigos. Puede estar con ellos y llevar una vida algo normal. Tenemos muchas esperanzas de que las cosas vayan en la dirección correcta y ella pueda decidir lo que quiere hacer. El hecho de que ya no esté retenida contra su voluntad es un gran paso adelante", ha declarado un amigo cercano de la princesa corroborando que las imágenes publicadas son actuales.

Cabe recordar que a comienzos de 2021 la propia Latifa consiguió que se distribuyeran unos vídeos en los que denunciaba el cautiverio al que estaba siendo sometida. "Esta villa se ha convertido en una cárcel. Todas las ventanas están cerradas con rejas. Hay cinco policías afuera y dos mujeres policía dentro. Ni siquiera puedo salir a tomar aire fresco. Así que, básicamente, soy un rehén. Todos los días estoy preocupada por mi seguridad y por mi vida. No sé si voy a sobrevivir a esta situación".