La princesa Ana hereda la joya más icónica de la reina Isabel II tras su muerte

La princesa Ana ha lucido en público una de las joyas más preciadas de la reina Isabel II: su famoso collar de perlas

Carmen Navas
Carmen Navas

Peridodista especializada en Casas Reales

Princesa Ana

La princesa Ana, en una imagen de archivo

GTRES

Durante toda su vida, la reina Isabel II dejó clara su predilección por ciertas joyas. La monarca solía lucir los mismos collares o broches en los actos públicos a los que acudía. Un extenso joyero que ahora han heredado los diferentes miembros de la familia real británica.

Artículo recomendado

Salen a la luz la causa y la hora de la muerte de Isabel II: esto recoge su certificado de defunción

Reina Isabel II

Entre ellos, llama especialmente la atención el collar de perlas de tres vueltas que la soberana llevó en numerosas ocasiones. Una pieza, a la que la reina le tenía un gran cariño y que usaba casi a diario, en especial en los últimos años de vida, que ahora ha pasado a manos de su hija, la princesa Ana.

Isabel II
Gtres

De hecho, la princesa lo ha lucido durante su visita oficial a Nueva York, a donde acudió a una velada organizada a por la Unión de Habla Inglesa, de la que es presidenta. De hecho, la hija de Isabel II viajó hasta la ciudad para celebrar el centenario y de la entidad, aunque durante su tiempo en Estados Unidos también tuvo tiempo de protagonizar varios actos.

Una aparición en la que llamó especialmente la atención que la princesa Ana llevara el collar de su madre. Una pieza que fue regalo del rey Jorge VI y los cuales combinó con con unos pendientes a juego de perlas. Un bonito gesto con el que la hermana de Carlos III ha querido rendir un bonito homenaje a su madre, a quien estaba muy unida y a quien acompañó en sus últimos momentos de vida.

Artículo recomendado

'The Crown' vuelve a España: la ficción recupera su rodaje en el país tras la muerte de Isabel II

Elizabeth Debicki Lady Di

Una pieza que ha pasado a manos de la princesa Ana pero que fue tan importante para la monarca que, según el joyero David Douglas, “mandó hacer uno idéntico” al que ella ya tenía. Además, en 1953, el emir de Catar le regaló otro collar de perlas de tres vueltas que se distingue tan solo porque tiene un broche de diamantes.

Loading...