El próximo 7 de diciembre Amalia de Holanda cumplirá 16 años. Una fecha muy especial que convertirá a la joven princesa en toda una mujercita. A pesar de que se trata de una edad que suele celebrarse con una sonada fiesta, la primogénita de los reyes Guillermo y Máxima no tendrá grandes fiestas por su día.

Artículo relacionado

Según ha declarado su madre al periodista Marc Van der Linden durante el viaje que ha realizado como enviada especial de Naciones Unidas a Pakistán, declaraciones que han sido publicadas en su perfil de Twitter, la princesa seguirá centrada al cien por cien en sus estudios, por lo que las grandes celebraciones se dejarán para más adelante. Muy responsable y aplicada, Amalia "tiene muchos trabajos de la escuela" que atender, por lo que su día será muy tranquilo. Cabe recordar que hace un año la joven tampoco tuvo grandes celebraciones de 15 cumpleaños por coincidir en fecha con varios exámenes del colegio

Amalia de Holanda
Gtres

No por ello la Familia Real holandesa dejará de soplar las velas con la mayor de las hermanas, quien seguro recibirá muchos regalos por su 16º cumpleaños. La monarca ha desvelado que habrá una discreta celebración en el Palacio Huis ten Bosch, y ha aprovechado para mostrar su "preocupación" por lo rápido que crecen sus pequeñas: "Tengo que disfrutarlo, crecen muy rápido".

Para Máxima de Holanda esta situación no supone mayor preocupación. En su país los cumpleaños no son motivo de sonadas fiestas, y por ello espera con ansia las Navidades, una época a la que en los Países Bajos sí se le da más importancia, por lo que podrán pasar más tiempo en familia, tanto en Holanda como en Argentina.

A sus aún 15 años, Amalia de Holanda es una alumna muy aplicada. Habla holandés, español e inglés, es una entusiasta del deporte y, en su caso, sus favoritos son el hockey, el judo y la hípica. Además practica ballet, toca el violín y adora el canto y el baile. La adolescente holandesa, que va un curso por delante de su edad, está escribiendo una obra de teatro que se estrenará en el Teatro Real de la Haya.