Son una de las familias reales europeas más queridas y admiradas, y se refuerzan en estas afirmaciones cada vez que protagonizan un posado oficial. Guillermo y Máxima de Holanda, acompañados por sus tres hijas, inician sus vacaciones de verano y lo hacen con un nuevo posado oficial en familia.

Artículo relacionado

Como cada temporada, han llevado a cabo la realización de las fotografías pertinentes donde se muestran muy cómplices, sonrientes y distendidos, como viene siendo habitual en las instantáneas de la familia holandesa. No ha faltado detalle en las fotografías. Desde Máxima y Guillermo en actitud muy cariñosa, hasta las tres niñas juntas, una foto únicamente "de chicas", sentados sobre el jardín o recorriendo las inmediaciones de su nuevo hogar. Incluso ha habido bromas entre ellos, como la afirmación del monarca comentando que su hija Amalia estará más alta que él el año que viene. "Ya casi me supera en altura", bromeaba.

De la mano de sus padres, las princesas Amalia, Alexia y Ariane comienzan una nueva etapa en su recién estrenada residencia, el palacio Huis ten Bosch, que las seguirá viendo crecer y, en el caso de la primogénita de Guillermo y Máxima, será testigo de su camino hacia el trono de Holanda.

Su nuevo hogar ha sido reformado durante un periodo de tres años y su renovación ha tenido un coste de 63 millones de euros. Cuenta con una gran extensión de jardines, donde la familia ha protagonizado la mayoría de las fotos de este ya tradicional posado de verano. De esta forma, el monarca y su esposa han mostrado los exteriores del espectacular palacio después de haber abierto las puertas de su interior a los medios hace unas semanas tras su espectacular lavado de cara. Arrancan las vacaciones para la Casa Real holandesa, y ellos están felices de que así sea.