La última jornada de los Reyes y sus hijas en Asturias estuvo centrada en la concesión del título Pueblo Ejemplar de Asturias 2020. Así, la familia real se desplazó hasta Somao, en Pravia, el concejo y la parroquia del Principado de Asturias, galardonados este año.

El rey Felipe, la reina Sofía, la princesa Leonor y la infanta Sofía fueron recibidas al son de música tradicional asturiana, interpretada por la Banda de Música de Pravia. Las autoridades que rindieron honores a la familia real fueron la ministra de Industria, Reyes Maroto; la delegada del Gobierno en Asturias, Delia Losa; el presidente del Principado, Adrián Barbón; el alcalde de Pravia, David Álvarez, así como la corporación municipal en pleno. Igualmente, los recibió el presidente de la parroquia rural, Francisco González, el presidente de la Fundación Princesa, Luis Fernández-Vega, y su directora, Teresa Sanjurjo.

Artículo relacionado

En primer lugar los Reyes y sus hijas visitaron Villa Radis, una impresionante casa indiana de la localidad edificada en 1908, muy emblemática de Somao, un pueblo de apenas 300 habitantes que goza de unas hermosas vistas a la desembocadura del Nalón.

Leonor y Sofía, vestidas con un look más casual que en las dos jornadas anteriores, se mostraron muy interesadas por las casas que visitaron en su desplazamiento a Somao.

Tras la visita a Villa Radis, los Reyes y sus hijas visitaron también La Casona, siguiente parada en la parroquia antes de llegar a El Nocéu, y el barrio de El Parque, donde descubrieron un monolito en homenaje a la historia indiana del pueblo. Entre las anécdotas del día, figura la del rey Felipe, que tocó un picaporte que le llamó mucho la atención, motivo por el cual tuvo después que limpiarse las manos con gel hidroalcohólico.

Con este tradicional encuentro de los Reyes y el pueblo de Asturias finalizaron los actos del Premio Princesa de Asturias 2020.