El 31 de agosto de 1997 un trágico accidente de coche en el tunel del Pont de l'Alma, que recorre uno de los márgenes del río Sena, en París, paralizó el mundo. En el interior de aquel Mercedes negro viajaban Diana de Gales, su pareja, Dodi Al-Fayed; el guardaespaldas de la princesa y el chófer, que huía a toda velocidad de los paparazzi. En un instante, todo cambió. Los enamorados y el conductor fallecían en un choque mortal contra uno de los pilares del túnel antes de que pudieran ser auxiliados.

En aquel instante se truncaron las vidas no solo de Diana y sus acompañantes. Su entorno cercano quedó desgarrado por el dolor, causó un terremoto de proporciones catastróficas en la familia real británica y dejó en shock a Occidente. No en vano, Lady Di y su muerte fueron una de las mayores crisis del reinado de Isabel II. Se puede decir que lo sigue siendo, pues en 25 años no ha podido parar las teorías conspiratorias, algunas de las que la señalaron a ella como culpable.

Artículo recomendado

Los 25 looks más icónicos de Lady Di: un referente de estilo que no pasa de moda

Los 25 looks más icónicos de Lady Di: un referente de estilo que no pasa de moda

Y es que aquel instante que se ha convertido en uno de los temas más debatidos desde hace 25 años, con dos preguntas que, para muchos, siguen sin respuesta: ¿Fue un accidente fortuito o provocado? ¿De quién sería la mano detrás del final prematuro de una mujer y el nacimiento de un mito: Diana de Gales? La serie documental de Channel 4, 'Investigating Diana: Death in Paris', que tiene en vilo a la sociedad británica arroja luz al respecto y pone énfasis en un detalle clave que podría acabar con las especulaciones.

Aquel segundo es el que no han parado de analizar, examinar una y otra vez los detectives que se encargaron de investigar el accidente que sesgó la vida de la exmujer del príncipe Carlos y sus acompañantes. Ahora han hablado por primera vez y confiesan su "frustración" por la pieza del rompecabezas que sigue siendo un misterio, pero que sería el fin a tantas teorías conspiratorias. "Todos se ha esforzado en aceptar que la princesa de Gales murió en un accidente fortuito, pero me siento frustrado con el Fiat Uno blanco, porque me gustan que las cosas queden bien cerradas. Seguro que está ahí fuera, pero desafortunadamente, no lo tenemos", cuenta ante las cámaras Martine Monteil, jefa de la Brigada Criminal en París.

Artículo recomendado

Las 10 polémicas más sonadas que marcaron la vida de Diana de Gales

Las 10 polémicas más sonadas que marcaron la vida de Diana de Gales

La oficial se refiere al otro vehículo que se vio involucrado en el choque del Mercedes en el que viajaba Diana de Gales y que, según su hipótesis, podría haber ayudado a explicar los movimientos del vehículo siniestrado. A pesar de todo, de no contar con el valioso testimonio del conductor del Fiat Uno, Martine concluye con una reflexión clara, con la que cierra filas alrededor de la resolución del caso: "Es importante señalar que él no fue culpable de nada. Va conduciendo tranquilamente y, entonces, llega un Mercedes a gran velocidad y choca contra él". "La responsabilidad sigue siendo de Mercedes", zanja.

En 2008, un jurado popular británico concluyó que la muerte de la princesa Diana y Dodi Al-Fayed fue un "homicidio por imprudencia" del chófer y los paparazzi que les perseguían.