El príncipe Andrés continúa en el punto de mira con motivo del caso Epstein, y más ahora que se ha emitido un documental en la NBC donde Virginia Roberts y otras cinco mujeres más relatan los abusos que sufrieron tanto por parte de Epstein como de su novia, Ghislaine Maxwell, que las "entrenaron en diversas técnicas y en el uso de juguetes sexuales", confiesan.

Artículo relacionado

El tercer hijo de la reina Isabel II ha sido acusado por varias mujeres que han asegurado que se sintieron "esclavizadas sexualmente" durante años, y que fueron forzadas a mantener relaciones sexuales con el príncipe. Roberts ha confesado que el Andrés se propasó con ella en el baño de una habitación de la casa de Maxwell, aunque sorprende al asegurar que "no fue grosero ni nada de eso pero no me podía creer que incluso la realeza estuviera involucrada", relata en el mismo documental.

A pesar de las negaciones del príncipe en cuanto a cualquier tipo de relación con Virginia Roberts, se ha filtrado una imagen en la que los dos aparecen agarrados por la cintura y muy sonrientes. También reniega conocer las presuntas violaciones que su amigo Epstein realizó en su mansión, episodios por los que cumplió condena hasta el pasado 10 de agosto cuando se suicidó en su propia celda.

"Para mí fue un shock tan grande… cuando digo shock, es porque no tengo palabras. Estaba de luto, y no precisamente porque el mundo hubiese perdido a un monstruo, sino por la muerte de mi capacidad para hacerle responsable de sus actos", aseguraba Roberts en uno de sus últimos testimonios a los que aludía también al príncipe Andrés acompañado de sus amigos.

Aún por esclarecer, parece que el hijo de la monarca inglesa no se quita de encima las sospechas. Un caso que le persigue durante las últimas semanas y en el que no está contando con el apoyo de Sarah Ferguson. La duquesa de York ha preferido mantenerse al margen del escándalo en el que se ha visto envuelto su exmarido.