Su asistencia era toda una incógnita, pero la princesa Mette-Marit no ha querido perderse una de las citas más importantes del año para su país: la entrega de los Premios Nobel 2019. A pesar de que los galardones son anunciados en Estocolmo, horas antes de este evento se ha entregado el reconocimiento de la Paz en Oslo. La cita, como era de esperar, ha sido presidida por la Familia Real noruega.

Artículo relacionado

Acompañada de su marido, el príncipe Hakkon, así como de sus suegros, los reyes Harald y Sonia de Noruega, Mette-Marit ha reactivado su agenda y ha sorprendido con su asistencia. Fue hace algo más de un año cuando la Casa Real anunciaba la enfermedad de la royal, una fibrosis pulmonar que ha sido la causante de que la princesa haya reducido al máximo sus compromisos oficiales.

Premio Nobel de la Paz 2019
Gtres

Sin embargo, Mette-Marit no ha querido faltar a la entrega del Premio Nobel de la Paz, que este año le ha sido entregado a Abiy Ahmed Ali, el primer ministro de Etiopía desde 2018. Ha sido el rey Harald V el encargado de entregar esta medalla de oro, un reconocimiento que el Comité de Noruega le otorga al mandatario etíope por su labor de impulsar el final del conflicto fronterizo que desde hace dos décadas ha enfrentado a su país con Eritrea.

La ceremonia, que cuenta con un protocolo muy diferente al que se exige en la gala que tendrá lugar esta tarde en Estocolmo, requiere un vestido corto y un simple tocado, una etiqueta que han cumplido tanto la reina consorte como la princesa heredera con sus respectivos atuendos. Siguiendo estas directrices, Mette-Marit ha optado por un impoluto vestido en blanco roto firmado por Valentino. Para combinarlo, la royal ha escogido una original diadema dorada de Prada, y ha completado su look con unos salones nude de Louboutin. La reina Sonia, por su parte, ha optado por un vestido negro que ha combinado con una chaqueta roja y un sombrero oscuro.

Mette-Marit
Gtres

Como manda la tradición, a la ceremonia noruega han asistido los reyes junto a los príncipes Haakon y su esposa. No así la princesa Marta Luisa, que a diferencia de lo que ocurre en Estocolmo con los príncipes Carlos Felipe y Magdalena de Suecia, hermanos de la princesa heredera Victoria, no suele asistir a este acto. La cita con el Premio Nobel más importante tiene lugar en la capital del país nórdico tal y como lo dispuso en su testamento el propio Alfred Nobel, y así se cumple cada año su voluntad en el Ayuntamiento de Oslo.