Si hace unos días el palacio de Buckingham acaparaba todos los titulares después de que se publicara que había tardado 52 días en añadir a Lilibet Diana a la línea de sucesión al trono, este no es el único detalle de Meghan Markle y el príncipe Harry que está desactualizado en la página web de la casa real británica.

Artículo recomendado

La guerra de Meghan y Harry salpica a Lilibet: 52 días para aparecer en la línea de sucesión

La guerra de Meghan y Harry salpica a Lilibet: 52 días para aparecer en la línea de sucesión

La institución, que parece tener bastante olvidada a la pareja, no ha actualizado la información sobre Meghan Markle que aparece en su página web. Así, en su ficha no se menciona en ningún momento que también es madre de Lilibet Diana, sino que tan solo se hace referencia a la llegada del pequeño Archie Harrison.

Meghan Markle
Gtres

En concreto, en la sección de ‘acerca de’ de Meghan Markle, se asegura: “La duquesa de Sussex, nacida como Rachel Meghan Markle, se casó con el príncipe Harry en la capilla de San Jorge, Windsor, en mayo de 2018. El duque y la duquesa tienen un hijo, Archie Mountbatten-Windsor”.

Un detalle que parece dejar claro que el palacio de Buckingham no tiene ninguna prisa a la hora de actualizar los datos de los duques de Sussex y sus hijos, a los que podría tener bastante olvidados ya que, además del caso de Meghan Markle, la institución también tardó nada más y nada menos que 52 días en añadir a Lilibet Diana a la línea de sucesión al trono, mientras que en el caso de su hermano pasaron apenas un par de semanas.

Artículo recomendado

Meghan Markle se pone al frente de un proyecto de animación feminista en Netflix

Meghan Markle se pone al frente de un proyecto de animación feminista en Netflix

Unas inexactitudes que llaman la atención y podrían ser consecuencia del distanciamiento público que viven los duques de Sussex y la institución, el cual vivió su último capítulo la pasada semana, después de que el príncipe Harry anunciara que iba a publicar su biografía en el año 2022. Todo tras unos meses en los que la tensión ha sido máxima.