Máxima y Guillermo de Holanda se encuentran atravesando su etapa personal más difícil. Las graves amenazas que ha recibido su hija Amalia y que han provocado que abandone su vida estudiantil en Ámsterdam y regrese a Palacio, han generado una gran preocupación en la Casa Real y no han podido evitar manifestarse al respecto: "Está bien dadas las circunstancias. En algún momento tenemos que tomar la decisión sobre lo que vamos a hacer y cuánto tiempo tomará, pero por ahora va bien", manifestaban recientemente dejando claro que su primogénita se encuentra tranquila a pesar de todo.

La agenda oficial de los Reyes ha seguido su curso a pesar de todo yMáxima ha vuelto a convertirse en el centro de todas las miradas en la cena que ha presidido junto a su marido en el Palacio Real de Ámsterdam en honor a Sergio Mattarella, presidente de Italia, y su hija Laura, una parada obligatoria en su visita de Estado. Durante sus últimas apariciones públicas, la mujer del rey Guillermo Alejandro ha dado numerosas lecciones de estilo y hasta ha hecho un guiño a la reina Letizia al lucir salones con vinilo, los tacones más demandados y favorecedores de la temporada. Y, una vez más, ha hecho un gran despliegue de medios en esta importante velada haciendo uso de sus joyas más lujosas.

Artículo recomendado

Amalia de Holanda reaparece en público arropada por toda su familia tras recibir graves amenazas

Amalia de Holanda reaparece en público arropada por toda su familia tras recibir graves amenazas

Máxima de Holanda ha deslumbrado. La madre de Amalia ha brillado con luz propia y ha lucido un vestido confeccionado por Jan Taminiau, su diseñador por excelencia y el de otros muchos rostros conocidos como Sofía Palazuelo e incluso Tamara Falcó contrató sus servicios para que elaborase el vestido que lució en su 40 cumpleaños. El diseño de Máxima es una prenda hecha a medida, en color dorado que ha decidido combinar con una elegantísima manicura en color rojo.

Pero, si hay algo que ha llamado especialmente la atención, son las joyas que ha escogido. Máxima ha tirado la casa por la ventada y ha desempolvado la tiara Württemberg, la más espectacular de la realeza holandesa. Se trata de una original corona decorada con diamantes y perlas y que puede lucirse múltiples maneras y la mujer del rey Guillermo Alejandro ha optado por llevarla al completo, con perlas tanto en la parte superior como en la inferior. Además, su pasión por estos objetos también la ha llevado a su collar de cinco vueltas. Una pieza de lujo que han realzado aún más su look.

máxima de holanda

Máxima de Holanda en una cena en honor al presidente de Italia.

Gtres

Artículo recomendado

Máxima y Guillermo de Holanda aclaran cómo se encuentra su hija Amalia tras recibir graves amenazas

Máxima y Guillermo de Holanda aclaran cómo se encuentra su hija Amalia tras recibir graves amenazas

Esta tiara ha pasado a ser en una de las joyas más significativas para Máxima y, tal y como se puede saber, tiene su origen en el año 1839, cuando el rey Guillermo I de Württemberg se la regaló a su hija Sofía, debido a su boda con el rey Guillermo III de los Países Bajos. Además, no solo es una de las tiaras favoritas de Máxima, también se la hemos visto puesta a su suegra, la reina Beatriz, quien la lució en su 'sí, quiero' con el príncipe Claus en 1966.

La tiara Melleiro, otra de sus favoritas

En cuestión de un mes, Máxima ha abierto de par en par su joyero real y no solo la tiara Württemberg ha sido la protagonista de sus últimos actos. La Melleiro también ha acaparado toda la atención ya que cuenta con 385 piedras, entre diamantes y rubíes, y de la que existen también el brazalete a juego, los pendientes y el anillo. Un diseño que lució en su viaje oficial a Grecia.