Después del último posado oficial junto a sus hijas las princesas Amalia, Alexia y Ariane, el pasado 17 de julio en las inmediaciones del Palacio de Huis ten Bosch, Guillermo y Máxima de Holanda han pasado un verano de lo más desapercibido. Exceptuando alguna cita que el soberano cubría el pasado 15 de agosto, la familia está pasando unas vacaciones entre su país y Grecia, donde en 2012 dadquirieron una magnífica mansión valorada en cuatro millones de euros en Doroufi, cerca de Kranidi, en la península del Peloponeso.

Artículo relacionado

Hasta allí han viajado para embarcarse en Alma, un superyate de lujo -valorado en dos millones de euros- que completa, junto a la impresionante mansión, sus idílicas y lujosas vacaciones por las islas griegas. A pesar de que este retiro es confidencial, ya que la Casa Real no comunica el paradero del Jefe del Estado durante sus vacaciones, varios testimonios han dado al traste con su secretismo y, como era de esperar, las imágenes no han tardado en llegar.

Máxima y Guillermo de Holanda
Redes Sociales

Tal y como ha publicado el diario alemán Bild, este fin de semana Máxima de Holanda y su marido eran vistos navegando en una zodiac para embarcarse en Alma. Ella, con un bikini negro y gafas oscuras, muy veraniega y morena; él, vestido con polo rosa, gafas de sol y gorra, manejando la pequeña embarcación.

En cuanto a Alma, se trata de un barco de 16 metros de eslora y construido en los Países Bajos, que dispone de cuatro camas, zona de barbacoa y baño y capota retráctil, comodidades gracias a las cuales se le ha denominado como "el yate de lujo más pequeño del mundo" y que ha llevado a la familia de los Orange por las aguas de Kleftiko, en la isla de Milos.