Matilde de Bélgica ha sido, sin lugar a dudas, la royal solidaria por excelencia. Desde el inicio de la crisis sanitaria no ha cesado en sus muestras de ayuda, apoyo y solidaridad, desde Palacio pero, sobre todo, saliendo a pie de calle para atender personalmente e in situ sus compromisos oficiales.

Artículo relacionado

Desde repartir bollería casera elaborada por sus propios hijos, realizar visitas a diferentes residencias de ancianos y personas sin hogar, hasta acudir a las reaperturas de diferentes centros culturales ahora que ha comenzado el desconfinamiento, junto a su esposo o sola, Matilde no ha parado. Sus hijos, siguiendo su ejemplo, también han sido los mini-royals más activos.

Matilde de Bélgica
Gtres

Y una vez más, la reina de los belgas vuelve a salir de Palacio por una muy buena -y dulce- causa. La esposa de Felipe de Bélgica acudía esta mañana a la sede del Instituto Técnico de la Comunidad Francesa Val-ITMA de Tournai, una suerte de escuela de formación profesional ubicada al oeste del país, cerca de la frontera con Francia.

Para la ocasión, ha escogido un vestido verde, combinado con un colorido bolso y la mascarilla sanitaria que en este caso no era personalizada. La visita tenía como objetivo analizar personalmente el impacto que ha tenido el virus en el centro y en su día a día, conociendo de primera mano la opinión de profesores y estudiantes.

Matilde de Bélgica
Gtres

Manteniendo la distancia de seguridad necesaria y evitando el estrechamiento de manos con los trabajadores del centro, Matilde de Bélgica ha conocido de primera mano el funcionamiento del centro, además de recibir durante la visita un alegre ramo de flores. También aprovechó para asistir a varias clases en las que ha comprobado el conocimiento que se imparte día a día: pan, chocolate, bollos y otras piezas de repostería.

"He querido ver cómo ha ido la supervisión de los estudiantes en las últimas semanas y especialmente apoyar al profesorado durante este intenso periodo", indicaba la reina en la que parece que ha sido la visita más dulce de las últimas semanas de su agenda.