Serán doce semanas las que Mary de Dinamarca permanezca en Suiza cerca de sus hijos Christian, Isabella y los mellizos Vincent y Josephine, con motivo de su periodo interno en la escuela internacional Lemania-Verbier. Un cambio con el que la princesa ha dejado algo apartada su agenda oficial, otorgándole todo el protagonismo para con la Corona a su esposo Federico de Dinamarca y a la reina Margarita.

Artículo relacionado

Además de disfrutar del esquí en familia, a pesar de que su esposo sufrió un pequeño accidente en su última visita, la princesa también está aprovechando para vivir una temporada tranquila en la que el entorno y la vida en la pequeña e idílica localidad de Verbier son claros protagonistas.

Esta misma mañana la princesa compartía a través de las redes sociales de la Casa Real danesa unas imágenes de excursión por la nieve con dos compañías muy especiales. Desde las cumbres nevadas aparece junto a su hijo Vincent y su perrita Grace, quien ha disfrutado como una más de la aventura blanca.

Mary de Dinamarca
Instagram detdanskekongehus

Las imágenes iban acompañadas de unas cariñosas palabras: "Un saludo desde Suiza, donde Grace disfruta de la vida en las montañas y la nieve", otorgándole casi todo el protagonismo a su compañera de cuatro patas. En una de las fotografías, la mascota descansa relajada sobre el manto blanco y bajo el sol del atardecer que se colaba entre las nubes.

El otro protagonista de la publicación es el pequeño Vincent, que también ha posado junto a la perrita Grace. El menor e los hijos de Mary y Federico de Dinamarca lucía un anorak azul marino y la mejor de sus sonrisas. Por su parte, su madre ha aparecido con los esquís puestos y equipada perfectamente para la excursión por la nieve, con cinta y gafas de sol.

Tal y como comentaba la propia princesa Mary hace unos días, la familia está encantada con su estancia en el país alpino. "En Suiza las cosas van muy bien. Los niños avanzan. Cuando tomamos la decisión (de que estudiaran en el extranjero) pensamos que sería un regalo para ellos, y después de un mes puedo decir que así es y que prospera". La nuera de Margarita de Dinamarca se hospeda en un chalet que poseen desde hace más de diez años en plena naturaleza, donde el príncipe acude siempre que se lo permiten sus compromisos oficiales.