Si ayer la Casa Real de Dinamarca estaba de fiesta por el 48º cumpleaños de la princesa Mary, hoy repite celebración con motivo del 44º aniversario de su cuñada, la princesa Marie. Casadas con sus respectivos príncipes, Federico y Joaquín, parece que ambas royals también está conectadas a la hora de celebrar su gran día.

Artículo relacionado

Tal y como viene siendo habitual en las fechas más señaladas para Familia Real danesa, desde sus redes sociales se ha vuelto a compartir un nuevo retrato. En esta ocasión, Marie de Dinamarca es protagonista en su cumpleaños, y luce un impecable traje de chaqueta blanco que acompaña con unos llamativos pendientes de diamantes en forma de flor, melena suelta y su mejor sonrisa. La imagen se asemeja mucho a la que se publicaba ayer mismo con motivo del aniversario de su cuñada Mary.

Marie de Dinamarca
Det Danske Kongehus / Steen Brogaard

Instalada desde el pasado verano en París -su lugar de origen- junto a su familia, Marie está más que acostumbrada a permanecer en la sombra de su cuñada, la princesa Mary. Desde su entrada en la Casa Real danesa al contraer matrimonio en 2008 con el hijo menor de la reina Margarita de Dinamarca, la presión social que ha vivido se ha ido incrementando, pero ella ha sabido afrontarla. "Quejarse es inútil", aseguraba en una reciente entrevista, por lo que prefiere hacer oídos sordos y continuar con su vida sin que las palabras le afecten demasiado.

Fruto de su matrimonio con Joaquín de Dinamarca, la parisina tuvo dos hijos: los príncipes Enrique y Athena. La familia al completo vive una vida tranquila bastante alejada de los medios de comunicación, una situación que poco gusta a los daneses. Tras la decisión de Harry y Meghan de apartarse de la Casa Real, comienzan a generarse nuevas polémicas contra otros royals que se encuentran en situaciones similares, como es el caso del hijo menor de la reina Margarita y su esposa.

Joaquín y Marie de Dinamarca
Gtres

Sin embargo, parece que tras haber justificado la realización por parte de príncipe de un curso de entrenamiento en la Escuela Militar de París, la pareja ha considerado que no deben renunciar por el momento a su asignación real, aunque no estén cumpliendo con apenas compromisos oficiales. Desde la Casa Real aseguran que no es necesario que se le retenga la manutención ya que el traslado es por motivos educativos. Sin embargo, esta explicación no ha logrado convencer a la mayor parte de los ciudadanos.