No están siendo unos días fáciles para la familia Pantoja. A pesar de que se suponían que iban a ser unas horas de mucha alegría debido a la boda de Anabel Pantoja, la muerte de doña Ana ha dejado a la familia destrozada y ha trastocado todos los planes. En lugar de disfrutar, la sobrina de Isabel Pantoja puso rumbo ayer hasta Cantora para estar al lado de su tía en estos duros momentos. Mientras tantos, los invitados se quedaban en La Graciosa a la espera del ‘sí, quiero’.

Artículo relacionado

Unas horas que Mercedes Bernal, está viviendo con mucha angustia. La madre de Anabel Pantoja ha reconocido a ‘Sálvame’ que no lo está pasando bien debido a todas las circunstancias que están rodeando al gran día. “No quiero tocar el tema de la familia, estoy mal y solo quiero que ella disfrute”, ha asegurado muy sincera desde La Graciosa.

Mercedes Bernal, madre de Anabel Pantoja

Mercedes Bernal, madre de Anabel Pantoja, atiende a los medios antes de la boda de su hija

GARÓFANO / PERNÍA

Ante todo, Merche, como la llaman sus allegados, quiere que su hija disfrute al máximo de su gran día. “Que ella disfrute y sea la novia más feliz del mundo, que se lo merece”, ha afirmado en directo a ‘Sálvame’. Además, ha reconocido que su hija ya se encuentra “más tranquilita” de vuelta a Canarias, en donde se va reencontrar con todos los invitados al evento: “Lo que quiere es reunirse con todos los que estamos aquí”.

Artículo relacionado

Anabel Pantoja está haciendo frente a unos duros momentos. A pesar de seguir adelante con su enlace, la sobrina de Isabel Pantoja va a tener que hacer frente a grandes ausencias, como es el caso de su primo Kiko Rivera, quien ha decidido permanecer en Sevilla y no acudir al enlace tras el trágico desenlace. Tampoco estará Irene Rosales, que ha abandonado la isla para apoyar a su marido. Unas ausencias que marcarán su ‘sí, quiero’, en el que su madre solo desea que disfrute.