Era la visita más esperada. La princesa Leonor y la infanta Sofía acudían a visitar a su abuelo al hospital tras haber sido sometido a una intervención para implantarle tres by-pass. Acompañadas de sus padres, los reyes Felipe y Letizia, se mostraban relajadas ante las cámaras hasta que un gesto hacia Leonor cambiaba el plano. Letizia renunciaba a su protagonismo por su hija...

Artículo relacionado

Los reyes Felipe y Letizia volvían al hospital donde permanece ingresado el rey emérito para realizar la esperada visita con sus hijas. Por el centro ya habían pasado antes la infanta Elena con sus dos hijos y la infanta Cristina con tres de los suyos. Un desfile de visitas perfectamente estructurado que terminaba con la princesa de Asturias y su hermana.

Leonor y Sofía llegaban al hospital con un regalo bajo el brazo y atendían a los medios la salida, bajo la voz cantante de su padre. Era entonces cuando la reina daba un paso atrás y renunciaba a su protagonismo en favor de su hija mayor. Letizia se hacía a un lado y colocaba a Leonor al lado de su padre, consciente del papel institucional de la princesa y del tiro de cámara de los reporteros.

Desde que Leonor ha empezado a ejercer de princesa de Asturias hay una gran preocupación en Casa Real no solo por darle visibilidad, sino por asegurar que ocupe el lugar que le corresponde al lado del rey. Y parece que Letizia ha asumido a la perfección su nuevo papel.