Tras casi dos años sin participar en ningún acto público oficial, Salma de Marruecos vuelve a aparecer como cuando ejercía su papel de esposa del rey Mohamed VI, con honores de princesa y actuando como primera dama.

Artículo relacionado

Ha sido el pasado día 23 de octubre cuando la princesa ha inaugurado la exposición Tesoros del islam en África: de Tombuctú a Zanzíbar, que organiza el Instituto del Mundo Árabe en el museo Mohamed VI de Arte Moderno y Contemporáneo. Y fue precisamente ese mismo enclave donde se pudo ver a la royal por última vez en un acto público, el 12 de diciembre de 2017, tres meses antes de que saliera a la luz su divorcio con Mohamed VI, de 56 años, después de permanecer casados durante 16 años.

Rodeada de un gran despliegue de seguridad, Salma ha acudido sin compañía familiar. Como ocurría antes de su divorcio, la princesa ha sido recibida por el director del museo, Abdelaziz El Idrissi, y por el presidente de la Fundación Nacional de Museos, Mehdi Qotbi. De momento, el palacio Real no ha querido aclarar si la madre del príncipe heredero Hasán mantiene a día de hoy su título de princesa. Sin embargo, los medios locales sí se refieren a ella como Lalla (princesa en árabe).

Después de esta esperada aparición pública, Salma fue vista en el barrio de Agdal, en la capital marroquí, junto a sus hijos, la princesa Jadiya y el heredero de la corona, el príncipe Hasán, de 16. La actividad principal de la exmujer de Mohamed VI ha girado siempre en torno a la fundación de lucha contra el cáncer que lleva su nombre, sin embargo, desde hace algo más de un año no se tenían casi noticias sobre los proyectos de dicha organización. Ahora, varios medios locales aseguran que en los próximos meses Lalla Salma inaugurará un gran centro oncológico en el sur del país.