Al casarse con Carlos de Inglaterra Diana de Gales obtuvo el título de princesa de Gales. Este es un título que reserva para las mujeres de los herederos al trono británico. Antes de Lady Di hubo otras mujeres que fueron princesa de Gales. Pero desde que ella falleció su título ha sido rechazado por una mujer y previsiblemente será rechazado por otra.

Artículo relacionado

Cuando el príncipe Carlos se casó con Camilla Parker Bowles, lo normal hubiera sido que ella tuviera el nombramiento de princesa de Gales. Pero Camilla tenía claro que no quería heredar el título de la primera mujer de su marido. Desde su matrimonio con el hijo de Isabel II ella es la duquesa de Cornualles.

Si algún día Carlos de Inglaterra llega a reinar, su hijo Guillermo será el heredero al trono británico. En ese momento será Kate Middleton la que podrá ostentar el título de princesa de Gales. Pero todo apunta a que llegado el momento, la duquesa de Cambridge tampoco utilizará la misma denominación que un día llevó su suegra.

Uno de los motivos por los que ni Camilla ni Kate quieren ser princesa de Gales es porque consideran que puede traer mala suerte. Teniendo en cuenta el final del matrimonio de Carlos y Diana y el trágico final de Lady Di, prefieren no tentar a la suerte. Aparte de esto, la duquesa de Cornualles y la de Cambridge tienen motivos diferentes para no querer este título.

Camilla sabía que si se convertía en princesa de Gales, muchos ciudadanos británicos se le iban a echar encima. Cuando se casó con el príncipe Carlos su popularidad estaba en horas bajas y no quería echar más leña al fuego. De esta forma mostró su respeto por la madre de Guillermo y Harry de Inglaterra y la mayoría aplaudió su decisión.

Kate tampoco querría usar el título cuando tenga oportunidad de hacerlo por respeto a la memoria de la madre de su marido. Ella prefiere homenajearle a través de otros gestos como acudiendo a eventos a los que en su día asistió Diana o con guiños a través de su ropa y complementos.