Si hay una cita deportiva que Kate Middleton jamás se pierde, esa es Wimbledon. Cada año, la duquesa de Cambridge asiste a algunos de los partidos del torneo de tenis. En algunas de sus apariciones incluso ha estado acompañada por sus padres, por sus hermanos, y en su momento incluso hizo una aparición conjunta con Meghan Markle.Esta tarde le ha tocado asistir en solitario a la final femenina que han disputado la tunecina Ons Jabeur y la rusa Elena Rybakina. Y para la ocasión, ha tirado de fondo de armario y ha optado por uno de los vestidos más reconocibles de su colección.

Artículo recomendado

Kate Middleton deslumbra en Wimbledon con un vestido azul de lunares al alcance de pocos bolsillos

Kate Middleton deslumbra en Wimbledon con un vestido azul de lunares al alcance de pocos bolsillos

Kate Middleton ha demostrado que no es nada supersticiosa en cuanto a colores se refiere. Porque para la final femenina de Wimbledon se ha puesto un vestido amarillo que le sienta como un guante. Una prenda que ya llevó durante un viaje por el Caribe que hizo a comienzos de este mismo año y que, pese a su elevado precio, agotó en horas. Porque el vestido de la firma Roksanda que ha llevado la duquesa de Cambridge al partido de tenis tenía un coste de 1.300 euros y se agotó en horas en la tienda online de la firma. Eso sí, el de la mujer del príncipe Guillermo está personalizado puesto que desde la firma le añadieron mangas cortas a esta prenda que originalmente es sin mangas.

Kate Middleton

Kate Middleton con su carísimo vestido amarillo en Wimbledon.

Gtres

Además, este vestido que Kate Middleton ha rescatado para Wimbledon se caracteriza por ser de una de sus siluetas favoritas, y también de la reina Letizia. Por su ceñido a la cintura y posterior falda estiliza al máximo y tiene un efecto tipazo muy favorecedor. Sin dejar de destacar que se une con él a la tendencia de los volúmenes gracias al espectacular lazo que lleva en uno de sus hombros. Y esta vez ha añadido un detalle con el que le ha dado un toque diferente. Kate se ha puesto un lazo en color morado y verde con el que ha creado un contraste favorecedor.

Y aunque no acostumbra a llevar gafas de sol, esta vez no le ha quedado otra para así protegerse del sol y poder disfrutar del partido lo más cómoda posible. Como no podía ser de otra forma, Kate Middleton ha llevado unas con las que le ha dado un toque de glamour a su estilismo.