Kate Middleton ha acudido hoy junto a su marido el príncipe Guillermo y junto a los reyes Carlos y Camilla a los actos por el Día del Recuerdo. Este es un evento que cada año está señalado en el calendario de la familia real británica, y en esta ocasión más si cabe. La razón, que ha sido la primera vez que se ha celebrado desde el fallecimiento de Isabel II. La princesa de Gales sabía bien que todas las miradas iban a estar puestas en ella, por eso ha elegido un look repleto de detalles. Además de decantarse por un estilismo sobrio y elegante tal y como requiere la ocasión, no han faltado los guiños a Lady Di.

Artículo recomendado

Kate y Guillermo, en la primera cita de la familia real al completo tras la muerte de Isabel II

Kate y Guillermo, en la primera cita de la familia real al completo tras la muerte de Isabel II

La duquesa de Cambridge ha lucido en el Día del Recuerdo un elegantísimo abrigo negro de la firma Catherine Walker & Co. Una prenda muy elegante y de corte evasé con la que ha estilizado al máximo su figura. Además, ha llevado el broche que siempre luce en este acto, el de las tres amapolas rojas. Y la duquesa de Cambridge ha llevado un tocado negro con el que ha sofisticado al máximo su look. Se trata de una pamela de lana obra de Philip Tracy. Pero más allá de esto, lo que más ha llamado hoy la atención ha sido la elección que ha hecho en cuanto a joyas, porque ha sido a través de sus pendientes como ha homenajeado a Diana de Gales.

Kate Middleton

Kate Middleton con pendientes de Diana de Gales.

Gtres

Kate Middleton ha rescatado de su joyero unos pendientes de diamantes y perlas que pertenecieron a Lady Di. Son muchas las ocasiones en las que la princesa de Gales incluye detalles en sus looks con los que rinde homenaje a su suegra. Y esta vez lo ha hecho con estos pendientes que ya se había puesto en otras dos ocasiones. Además, la mujer del príncipe Guillermo ha sabido dar todo el protagonismo a estas piezas de tanto valor. Lo ha hecho llevando el pelo retirado de la cara y por detrás de las orejas. De esta forma, y pese a su tocado, los pendientes que en su día pertenecieron a Diana de Gales se han visto a la perfección.