Jazmín Grace Grimaldi está pasando por un momento de salud muy complicado. La joven dio positivo en COVID-19 el pasado mes de julio y desde entonces está luchando contra el virus. La hija de Alberto de Mónaco lleva ya dos ingresos hospitalarios por las complicaciones que está sufriendo. Una situación que le mantiene agotada pero para la que está sacando todas sus fuerzas. Para contar cómo se encuentra y qué ha sentido durante sus días de hospital, la joven ha compartido una publicación en su perfil de Instagram. Ha publicado una fotografía en la que se le puede ver en el centro hospitalario del que le dieron el alta a principios de semana, con la mascarilla reglamentaria y haciendo un gesto con el brazo de lucha y fortaleza.

Artículo relacionado

Sobre su estado de ánimo Jazmín ha asegurado que está “más que frustrada. Solo quiero que mi cuerpo encuentre paz y consuelo”. De esta forma ha revelado que además de físicamente, mentalmente ya se encuentra un poco agotada. En cuanto al dolor ha afirmado que “es muy incómodo y debilitante y no hay mucho que hacer”. Entre las consecuencias que ha sufrido al contraer el coronavirus están una neumonía, un nódulo en el pulmón, un sarpullido, fiebre y migrañas. Dolencias que han hecho que se venga abajo en más de una ocasión. Según la sobrina de Estefanía y Carolina de Mónaco, la razón por la que cuenta lo que le está ocurriendo es “para que sean conscientes, protejan su cuerpo para proteger a los demás”. La actriz cuenta con casi veinte mil seguidores en su perfil de Instagram y ha aprovechado su popularidad para concienciar sobre la pandemia mundial.

Jazmín Grimaldi y Alberto de Mónaco

Pese a su relato más negativo y a lo que está sufriendo por sus problemas de salud, Jazmín también ha dejado hueco para lanzar un mensaje de fortaleza. Ha dado buena muestra de su lado feminista y ha escrito sobre el derecho al voto de la mujer. De esta forma, con su mensaje ha aunado diferentes reivindicaciones y llamamientos a concienciarse sobre distintas cuestiones. Ahora lo que más le preocupa a la hija de Alberto de Mónaco es seguir realizándose pruebas para ver cómo evoluciona el virus en su cuerpo.