Probablemente le hubiera encantado, pero Jazmin Grace, no fue uno de los privilegiados invitados que asistieron este domingo a la gala de los Premios Oscar 2020. Sin embargo, la hija ilegítima de Alberto de Mónaco sí asistió a una de las fiestas más codiciadas después de la entrega de galardones, una cita que ha querido compartir a través de sus redes sociales para inmortalizar en el tiempo.

Artículo relacionado

Concretamente, la joven acudía la noche del domingo a la soirée benéfica que cada año organiza Elton John con el fin de recaudar fondos para la lucha contra el sida, además de celebrar una de las veladas más importantes de Hollywood en las él mismo se llevaba el Oscar por la canción I'm Gonna Love Me Again, que escribió ex profeso para Rocketman. Allí se dieron cita numerosos rostros de cine, además de modelos y celebrities internacionales.

Entre ellos se colaba Jazmin Grace, intentando seguir la estela de su tía Estefanía de Mónaco, de momento sin el éxito esperado. Sin embargo, su esfuerzo y pasión le acercan cada día un poco mas a emular a su su abuela, la mítica Grace Kelly, quien sí logró ganar el Oscar por La angustia de vivir (1954), un año después de haber estado nominada como mejor actriz de reparto por Mogambo.

"Muchas gracias, Elton, sabía que ganarías esta noche, como siempre", escribía Jazmin Grace en una de sus stories de Instagram, donde ha aprovechado también para mostrar en vídeo su vestido. La sobrina mayor de Carolina de Mónaco también ha compartido como publicaciones fijas un vídeo y varias fotografías entre las que aparece su pareja, Ian Mellencamp.

Jazmin Grace Grimaldi e Ian Mellencamp
Instagram jazmingrimaldi

Sobre su vestido, Jazmin lució para una noche tan especial un diseño firmado por el indio-estadounidense Naeem Khan, uno de los favoritos de la ex primera dama estadounidense Michelle Obama y que la duquesa de Cambridge eligió para su visita al Taj Mahal en la India el 17 de abril de 2016, y las joyas eran de APM Mónaco. Una elección digna de una auténtica princesa con la que la hija de Alberto de Mónaco pudo vivir su particular "sueño americano".